Sábado, 22 de julio de 2017|

32 visitas ahora

 

15M-Granada: Denuncia un desahucio "ilegal"

STOP DESAHUCIOS DENUNCIA EL DESAHUCIO "ILEGAL" Y "DESPROPORCIONADO" DE UNA MADRE Y SU HIJO EN EL BARRIO DEL ZAIDÍN

Una madre y su hijo de trece años han sido desahuciados esta mañana en una "maniobra judicial" que Stop Desahucios ha tachado de "ilegal", al no cumplir con lo estipulado en el lanzamiento. Teresa se enfrentaba hoy a la segunda orden de desalojo de su vivienda en el barrio del Zaidín por impago del alquiler y hasta las puertas de la vivienda situada en la calle Bernarda Alba han acudido a la convocatoria del grupo cerca de 200 personas, muchas de ellas vecinos del barrio, que se han solidarizado con esta familia a través de su presencia en el lugar desde las 8:00 de la mañana. Una vez la Policía y la comisión judicial han desistido en el intento de ejecutar el desalojo, fijado a las 9:00 horas y han abandonado el lugar, se ha disuelto la concentración en torno a las 12:30 horas, momento aprovechado por los agentes para llevar a cabo el desahucio y cambiar la cerradura de la vivienda.

José Iglesias, abogado y miembro del grupo Stop Desahucios, ha mostrado su rechazo a la forma de la que se ha ejecutado el desalojo y ha afirmado que "las actuaciones judiciales tienen que ajustarse al día y la hora señalados". Así, ha censurado lo que considera una "maniobra ilegal" por parte del juzgado número 4 de Granada y ha anunciado que se estudiarán medidas, entre las que cabría denunciar al juez ante el decano de Granada y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Ana Guardia, de Stop Desahucios, ha recordado que el 15M ya se concentró frente a este inmueble el pasado 12 de marzo, logrando frenar el desalojo de Teresa. Esta vecina del barrio del Zaidín es víctima de violencia de género y dejó de abonar el alquiler a causa de impagos por parte de la empresa en la que trabajaba antes de que fuera despedida. Guardia ha explicado que la inquilina recibió el viernes pasado la segunda orden de desahucio y ha criticado que entre ambos hayan pasado "tan sólo nueve días". "Tras el primer intento, habíamos pedido al juez más tiempo para buscar una solución y que esta familia no se quedara en la calle", ha dicho, para después añadir que el secretario del juzgado número 4 de Granada se volvió a negar esta semana a recibir a Stop Desahucios. "Pedimos a la justicia la misma rapidez para que se arregle en conflicto laboral con la empresa", ha indicado.

El grupo del 15M ha calificado este desahucio, evitado en un primer momento, como "mucho más duro" que el intento anterior y ha relatado como desde las 6:30 horas del día de hoy un cordón policial "desproporcionado" ha cortado los accesos a la calle de la vivienda. Hasta este lugar han acudido 5 furgonetas de la Policía Nacional y más de medio centenar de agentes. Guardia ha denunciado "agresiones" por parte de las fuerzas de seguridad, que han propinado "codazos, empujones y puñetazos" cuando tras pasar la comisión judicial el cordón, los concentrados han intentado hacer lo mismo para evitar la ejecución del desahucio.

"Estaba en primera fila pidiendo a la Policía que no usara la fuerza y de repente no podía respirar porque los agentes me empujaban directamente en el pecho contra una señal de tráfico", ha relatado Ana Quesada, una de las manifestantes. "Tras un primer amago de pasar el cordón, nos hemos mantenido en el sitio y fuera del cerco, pero la Policía ha comenzado a empujar fuertemente para desplazarnos", ha indicado, además de denunciar que "han vapuleado a personas mayores y aprisionado a gente contra la pared".

Después de este episodio, Guardia ha explicado que la comisión judicial, junto al cerrajero, ha llegado hasta el portal, en cuyo interior estaban 20 manifestantes que habían pasado la noche en casa de Teresa. En este punto, la comisión ha desistido en su intención y ha decidido no llevar a cabo el desahucio. Sin embargo, la Policía Nacional ha detenido, "agarrándole del cuello, aprovechando la confusión y sin motivo aparente" a una de las personas concentradas fuera del cordón policial. Desde el 15M se ha criticado la "desproporcionada" actuación de los agentes, que "se repite cada vez que acuden a este tipo de concentraciones bajo el mismo mando policial al que hoy obedecían". Así, el 15M ha negado que se produjera agresión alguna a los policías, lo que ha asegurado "puede comprobarse en las imágenes que están difundiendo los medios de comunicación". Por ello, ha relacionado la detención con "un intento de presentarse como víctimas" por parte de la Policía, táctica que según han asegurado no es la primera vez que usan para "criminalizar las acciones del movimiento".

Ana Guardia ha recordado que la inquilina había aceptado el abandono de la casa en cuanto dispusiera de un nuevo alquiler y que tenía intención de irse a vivir a Armilla, donde está empadronada. En este sentido, ha señalado la "nula respuesta" por parte instituciones como la Junta de Andalucía, a las que se les ha solicitado que actúen para llegar a una solución. "La administración andaluza sigue sin poner las viviendas vacías a disposición de los desahuciados", ha lamentado Guardia. "El mayor problema era la urgencia", ha dicho, añadiendo que "los políticos siguen sin hacer nada y al final son las personas las que han vuelto a acudir para frenar el desahucio, demostrando que la sociedad va por delante de las administraciones".

Según explicó Teresa el pasado 12 de marzo, durante el primer intento de desahucios, se vio obligada a dejar de abonar el arrendamiento porque se encuentra en paro desde septiembre, cuando la empresa de servicios de dependencia Armisad le despidió dejándole a deber seis mensualidades, además de los domingos y festivos, cantidad que asciende a unos 3.000 euros. Afirmó que ha denunciado esta deuda y la imdemnización por despido, al igual que otras 85 antiguas trabajadoras de esta empresa.

Según afirmó, en estos momentos, no cuenta con más ingresos que los procedentes de algunas horas semanales que dedica a limpiar en casas y le falta un mes para poder cobrar el desempleo. Teresa explicó que tan sólo pudo leer la última notificación del juzgado, tres días antes, por problemas con su ex pareja. Así, esta madre contó que es víctima de violencia de género y que sobre su antiguo compañero pesa una orden de alejamiento de seis meses, después de que fuera detenido hace cinco días por insultos y vejaciones contra ella.

Sin embargo, ella tenía intención de saldar su deuda con el arrendatario a través de los 3.000 euros que le abonó al firmar el contrato con opción a compra. A pesar de que viven "puerta con puerta" y de que intentó hablar amistosamente con él, éste se negó a devolverle el dinero o usarlo para borrar la deuda, hecho que dijo tratará con su abogado para buscar una salida.

GRUPO DE PRENSA 15M GRANADA (21 de marzo de 2013)