Martes, 19 de septiembre de 2017|

3 visitas ahora

 

500.000 madrileños reciben a los mineros

Impresionante respuesta del pueblo madrileño en el recibimiento a los mineros.

Los madrileños hacen suyas las reivindicaciones de los mineros y se movilizan desde la Universidad hasta Arguelles, en cientos de miles de personas apiñadas en las calles y plazas.
Los mineros cuya entrada estaba prevista a las 22 horas, se ha retrasado casi una hora en espera que los sindicatos SOMA-UGT Y CC.OO desplegaran un impresionante cordon policial-sindical. sin dejar a estos mezclarse con el pueblo.
Se oyeron gritos como: ¡Esto nos pasa por tener unos sindicatos fachas!, ¡Mineros secuestrados, liberaros!, ¡Libertad para los mineros!.
No es necesaria la Guardia Civil para mantener el orden y la ley, de ello se encargan estos sindicatos que nos han llevado al entreguismo y a la perdida de derechos y libertades sindicales y ciudadanas que nos había costado conseguir un siglo.
Los mineros, si quieren salir del círculo vicioso del engaño en el que estan metidos por los sindicatos, deben romper el sometimiento que tienen hacia ellos, que han llevado en los últimos 30 años a los trabajadores al entreguismo al capital y a un sindicalismo burocrático desmovilizador.
El secuestro que esta noche han sufrido los mineros por estos sindicatos debe abrir los ojos a los trabajadores. Con la política de estos sindicatos no habra solución para los trabajadores.
Tendran suficiente estos sindicatos junto a políticos y empresarios con los miles de millones de euros que han gestionado para la reconversión de las zonas mineras. ¿Dónde los han metido?.
Los trabajadores mineros, deben exijir que se les justifique y romper el círculo vicioso en donde están.
!Que nos expliquen a que es debida la imagen que han dado en Madrid y la que se ve en las cuencas mineras¡

Sólo el ANARCOSINDICALISMO llevará a la liberación de los trabajadores.

Más fotografias

Sobre el carbón y las minas: blog La Mosca Roja

Portafolio

El puto arco 2 En el arco A la espera de los mineros en la A-6 El pueblo en la Moncloa