Viernes, 28 de julio de 2017|

3 visitas ahora

 

Colocación de una placa homenaje a los compañeros que intervinieron en la batalla de Guadalajara

Sábado 25 de enero, en el Cerro del Otero, Canrredondo (Guadalajara)

Estimados compañer@s desde el Grupo Nuestra Memoria, Nuestra Lucha os animamos a participar en la colocación de una placa en homenaje a Cipriano Mera y al IV Cuerpo del Ejercito Republicano, en un pueblo de Guadalajara, en el que un grupo de compañeros han trabajado para poder instalarla.

Texto recibido de este grupo de compañeros:

Estimados compañeras y compañeros:

Gracias a la colaboración de Julián Dueñas de AA HH Abánades, podemos organizar la instalación de una placa que rinda merecido homenaje, a quienes lucharon y murieron por la Libertad y la extensión de la Idea Anarquista.

A continuación todos los detalles:

· Nos reuniremos en Cifuentes (Guadalajara) a las 12,30 hs. en el aparcamiento de un bar que se encuentra a la izquierda de la ruta, poco antes del cruce de la carretera de Canredondo (CM-2021).

· Para llegar a Cifuentes hay que desviarse en el kilómetro 103 de la carretera de Madrid a Barcelona (A-2)

· Desde Cifuentes iremos todos juntos hasta el propio pueblo de Canredondo, donde a las 13,00 nos reagruparemos.

· A partir de este lugar iremos al Otero de Canredondo (el Puesto de Mando de Mera), lugar en el que se instalará la placa y se rendirá un homenaje a los anarquistas de la Batalla Olvidada

· Habrá que hacer un breve recorrido a pie (10 o 15 minutos), dada la dificultad que ofrece el terreno para los vehículos normales.

· Es muy conveniente llevar las propias provisiones, para poder comer en el mismo lugar, en fraternal reunión.

Se adjunto el plano del lugar exacto.

¡Salud y Anarquía!

Documentos sobre el tema:
La batalla de Guadalajara
Cipriano Mera: semblanza de un luchador, texto de Julián Vadillo publicado en el nº 207 del Tierra y Libertad (Octubre 2005), más otros artículos y videos.


...y al ALTO DE LA CASILLA. al Vértice Cerro, a la Cota 1140; topónimos militares que recibieron estas elevaciones en la Guerra Civil.

En el término municipal de Abánades, al noreste de esta localidad guadalajareña, las dos alturas topográficas conservan huellas de la contienda. Largas lineas de trincheras rellenas de cascajo, fortines derruidos y puestos de tirador pasan desapercibidos en un entorno de colinas y pequeños valles cultivados.

Los vestigios se encuentran enterrados o enmascarados por la vegetacion. La maleza los oculta. Y el arbolado engaña: era menos denso en los años 30 del pasado siglo. Los restos de los combates forman ahora parte de un paisaje que no corresponde al tiempo de la guerra.

Solo siguen igual las construcciones agropecuarias, las parideras, los corrales de ovejas, los caminos que unían pueblos y gentes. Lugares que también fueron escenarios bélicos.

Mostraremos en DOS VÍDEOS estas estratégicas alturas arrebatadas a los franquistas al comienzo de la OFENSIVA DEL ALTO TAJUÑA (30 de marzo - 16 de abril de 1938), el ataque republicano en un sector del frente establecido el año anterior al finalizar la BATALLA DE GUADALAJARA.

El objetivo era atraer y fijar el mayor número posible de fuerzas enemigas, que en aquel momento maniobraban contra las líneas republicanas en Aragón. El plan consistía en un avance nocturno de la infantería entre los espacios sin fortificar del enemigo, atacando sus posiciones por la retaguardia. Frente a ellos se encontraban los efectivos de la 75 división franquista.

El sector que recorreremos fue ocupado, tras cruentos combates, por las 2ª y 39 Brigadas Mixtas de la 5ª División del Ejército del Centro. Exhaustas tras la lucha, serían relevadas los días 5 y 6 de abril por la 138 Brigada Mixta de la 33 División, encuadrada en el IV Cuerpo de Ejército al mando del anarquista CIPRIANO MERA.

Frente a ellos se encuentran la I Bandera del Tercio, el III Batallón de Arapiles, y el III Tabor de Regulares de Alhucemas, fuerzas de choque que el bando sublevado lanza al ataque en una contraofensiva para recuperar el terreno perdido.

Días de durísimos combates esperan a los defensores del Alto de la Casilla y Vértice Cerro. Hostigados por la artillería y la aviación enemiga, estas tropas resistirán con coraje los continuos contraataques franquistas a sus antiguas posiciones, ahora convertidas en 1º línea de defensa republicana, afianzándose en el terreno y fortificando las estratégicas cotas, que mantuvieron hasta el FINAL DE LA GUERRA.

SETENTA Y CINCO AÑOS después de los combates visitamos este paraje solitario en el que duermen las trincheras de la GUERRA CIVIL.


Esta vez nos acercamos a Abánades, un precioso pueblecito de Guadalajara que no sabemos si recorrió Don Camilo. En cualquier caso, es seguro que desplegaría rico vocabulario por utilizar su título literario para presentaros una RECREACIÓN HISTÓRICA de la Guerra Civil. Una recreación de hace dos años... que esto de la videoproducción tiene sus retrasos.

Un poco de historia: la población alcarreña de Abánades se vio envuelta en la tempestad de acero que se desató durante la Batalla de Guadalajara. Su caserío quedo destruido; los puentes del río Tajuña, demolidos; sus campos de labradío, abandonados; su habitantes, huidos.

Terminada la batalla, el frente quedo estabilizado y ambos contendientes procedieron a fortificar el territorio conquistado. Abánades quedó en el límite, ocupado por los franquistas. Y de nuevo se vió envuelto en los combates, cuando en abril de 1938 los republicanos acometieron una enérgica ofensiva para cortar la carretera de Aragón.

A pesar de que las operaciones en las riberas del Alto Tajuña se prolongaron tres semanas -implicando numerosas fuerzas de ambos bandos- esta batalla constituye uno de los episodios más desconocidos de la Guerra Civil Española.

En 2011 se realizó una RECREACIÓN HISTÓRICA de este episodio de la guerra, dentro de un programa de actividades que se desarrollaron en un fin de semana de junio. El éxito de público motivó la convocatoria de unas nuevas Jornadas Históricas en años siguientes.

La recreación de hace dos años es la que os presentamos en esta serie de vídeos. En el primero aparecen las tropas, se muestra la indumentaria, armamento, banderas... que portaban las asociaciones recreacionistas que participaron. En el segundo se desarrollan los combates, la toma del puente, el contraataque...

Salud e Historia

- Video GCE ABÁNADES 2011. REVISTA DE ARMAS

- Video GCE ABÁNADES 2011. RECREACION BATALLA

- Video ABÁNADES 1. CERRO EL CASTILLO oriental

- Video ABÁNADES 2 CERRO EL CASTILLO occidental

- Video ABÁNADES 3. ALTO DE LA CASILLA - Cota 1140

- Video ABÁNADES 4. VÉRTICE CERRO - Fortín republicano

- Video ABÁNADES 5. ENEBRÁ SOCARRÁ

- Video ABÁNADES 06. LAS FLORES DEL MAL

Algunas de las bombas de la Guerra Civil española son septuagenarias y se encuentran en las vitrinas de los museos. Otras siguen cumpliendo años en los frentes donde lucharon republicanos y franquistas. Son las bombas olvidadas, los proyectiles y granadas que no llegaron a estallar y que nadie se ocupó de recoger.

Los fenómenos climáticos (heladas y fuertes lluvias) y la erosión del suelo, contribuyen a revelar la situación de este material de guerra abandonado. Los terrenos fértiles en bombas latentes continúan expulsando a la superficie estas amenazas de metal, estas rémoras del conflicto armado..

Casi ocho décadas después del término de la contienda, las explosiones de la munición olvidada siguen oyéndose en los campos. Y millares de artefactos no han estallado aún, manteniendo su poder explosivo y siendo un peligro en potencia.

En Abánades también aparecen estas FLORES DEL MAL. Durante la OFENSIVA DEL ALTO TAJUÑA (primavera de 1938) miles de proyectiles de todo tipo se lanzaron sobre su término municipal, sembrando campos y montes con muerte y metralla.

Gracias a Cazafortines por su aportación con estas explicaciones y videos.