Lunes, 20 de noviembre de 2017|

5 visitas ahora

 

África Saqueada, nuevo libro de Queimada Ediciones. Papel de la ONU y los Organismos Internacionales en el continente

Queimada Ediciones y sus motivos para la edición de este libro.

“África empieza en los Pirineos”. Esta frase atribuida a Alejandro Dumas padre, y que pesó como una losa, con toda su carga peyorativa, sobre generaciones de po- líticos, pero también de intelectuales y de emigrantes, explicaría por sí sola la im- periosa necesidad de la publicación de este libro.

Ahora que ya parece olvidado, deberíamos tener presentes dos realidades que llaman a nuestra puerta: por un lado, la mayoría de los que están al otro lado de la muralla, en Melilla, no son magrebíes, que la atraviesan de otra forma, sino subsa- harianos, y por otro, la tercera nacionalidad de los que intentan atravesar el Medi- terráneo, después de la siria y la afgana, es la eritrea.

Los análisis que contiene el libro de Juan Álvarez Cobelas, desgraciadamente son extrapolables; fue en África donde la ayuda humanitaria y los desplazados, se convirtieron por primera vez en un factor político de primer orden gracias a la co- bertura informativa, y ello fue manipulado, con frecuencia, por los mismos que ha- bían provocado el desastre humanitario y los desplazamientos masivos.

El caso del Oriente Próximo, con el éxodo después de cuatro años de guerra de miles de refugiados, y que beneficia fundamentalmente a Al-Assad y a Erdogan,lo ejemplifica.

Pero el libro, con un título tan definitorio, analiza. sobre todo, el devenir histó- rico de los estados fallidos subsaharianos desde la perspectiva del derecho.

De su herencia colonial, entre ellas, fronteras trazadas con una regla por las po- tencias europeas, sobre un mapa ignoto, en Berlín, Londres o París, y que se man- tuvieron con la consolidación de los nuevos estados, dividiendo naciones, tribus y etnias.

En este sentido, el autor atribuye su parte de responsabilidad a los colonizado- res, pero sin obviar la que tienen los nuevos detentadores del poder, explicando sus mecanismos de pervivencia en el mismo.

También estudia la participación de las organizaciones internacionales, en es- pecial la ONU y la OUA-UA, en la toma de decisiones, así como su evolución hacia una mayor intervención con carácter preventivo y de “alerta temprana”, lo que, por cierto, abarata costes.

Por otro lado, constata el papel de deslegitimación de los gobernantes en los nuevos estados, por parte de las transnacionales y del FMI, cuando imponen su política antirregulatoria y antiimpositiva.

Y, por último, vislumbra el papel contradictorio de las ONGs, pese a sus buenas intenciones.

Solo por su actualidad e interés, Queimada estaría obligada a publicarlo. Pero además, aunque el autor no aporta soluciones de carácter libertario, sí incide en una de las cuestiones básicas de nuestro corpus de ideas: qué es el Estado, cómo domina y por qué se perpetúa, explicando, además, como puede pervivir un capi- talismo de rapiña, con un estado prácticamente inexistente, en amplias zonas del globo.

Por tanto, el debate sobre el Estado continúa vigente, y también sobre el poder y su representación. No basta con transferirlo a los representantes de las etnias, aunque estos tengan la legitimidad de los antepasados y, comparativamente, se sientan más obligados a actuar en bien de la comunidad, sino que deben plan- tearse otras formas de libre coordinación y de gobierno, se las llame como se quiera. Y es ahí, con todas sus contradicciones, donde la práctica libertaria tiene mucho que aportar.

Si no lo hacemos por dignidad, al menos deberíamos hacerlo por egoísmo, por- que, y no debemos olvidarlo, a pesar de todo los africanos continúan comiendo, el único éxito de los últimos cincuenta años, y en los próximos treinta superarán los 700 millones, que si se convierten en desplazados, no habrá ninguna posibili- dad de que otro continente los absorba.

Las causas se explican en este libro, por eso es imprescindible y por ello debería ser leído por algo más que una exigua minoría.

Queimada Ediciones