Lunes, 11 de diciembre de 2017|

8 visitas ahora

 

Algunos operadores de tarjetas de crédito se benefician de donaciones del Socorro de Haití

Al realizar una donación on-line a tu ONG favorita, puede que, involuntariamente, estés llenando los bolsillos de una institución financiera. Algunas de estas empresas pueden estar ocultas detrás del anonimato de la cadena de suministro electrónico. El 2% al 7% de las tasas de tramitación puede ser una suma pequeña y no debe disuadir a las contribuciones en línea, pero... ¿Están los bancos y los operadores de tarjetas tomando un porcentaje de los fondos de los donantes muy necesario antes de que la ayuda llegue a Haití?

Cuando un organismo sin fines de lucro u otra organización pide una donación en línea a través de un vínculo en una página web, una compleja secuencia de eventos comienza. Se inicia en la página Web y, a continuación, trabaja a través de uno o más intermediarios antes de llegar a la beneficiaria.

Los vendedores de Paypal ya lo saben: deben pagar "las tasas del comerciante". PayPal cobra a los vendedores de una tarifa por transacción que representa la razón por la que el co-fundador Elon Musk se convirtió en multimillonario. ¿Están estos intermediarios cobrando sus tasas estándar en el tratamiento de las donaciones en línea?

Considerad el tamaño de los grandes operadores de tarjetas y de los emisores. El uso de la tarjeta de crédito puede estar disminuyendo algo debido a la recesión, pero es un gran negocio. Solamente Visa, el mayor emisor, dispone de 309 millones de tarjetas de crédito en circulación, y normalmente cobra una comisión por cada transacción. El negocio de tarjetas de crédito es rentable. En 2008, JP Morgan Chase ganó 780 millones dólares en sus operaciones de tarjetas de crédito (aunque no sólo del cobro de comisiones).

A la luz de las necesidades de las organizaciones no gubernamentales (ONG’s) basadas en Haití, Technorati tratado de averiguar algo más acerca de las comisiones cobradas poniéndose en contacto con varios bancos y organizaciones de tramitación. Las respuestas recibidas fueron diversas... y sorprendentes.

Algunas instituciones entendieron el asunto de inmediato, y ya habían tomado medidas para resolver los problemas. Otras tenían ya políticas existentes para abordar las tasas de donación. Otras mantuvieron silencio sobre el tema.

Entre las contactadas, recibimos respuesta del líder del sector, Visa. Visa va a donar de vuelta sus ingresos de las tasas hasta finales de febrero de 2010 y, para once ONG’s seleccionadas, también renunciará a la tasa de intercambio. No está claro cómo estas once asociaciones (ver más adelante) fueron seleccionadas, pero la lista no incluye a Médicos sin Fronteras, por ejemplo.

MasterCard renunciará a las tasas para cinco ONG’s seleccionadas. American Express renuncia a sus cargos hasta febrero. Discover sólo exime de las tasas a la Cruz Roja Americana. Otros ofrecen tasas reducidas. PayPal permite a las organizaciones no gubernamentales reclamar las operaciones a las que se haya aplicado tasas como una política estándar, al igual que Google Checkout, que descuenta las tasas en las transacciones sin fines de lucro. Paypal y Google Checkout aparentemente no han renunciado del todo a sus tasas.

Varias de las empresas también están haciendo contribuciones directas. Encabezando la lista hasta ahora está Google, que ha donado 1 millón de dólares. Visa ha contribuido con 200.000 y está complementando las contribuciones de sus empleados con una relación de 2:1. MasterCard también está complementando las donaciones de los empleados 2:1 y ha hecho una contribución empresarial a la Cruz Roja (cantidad no precisada). American Express ha donado 250.000 dólares y también complementa las contribuciones de los empleados.

Nos pusimos en contacto también, pero no hemos recibido respuesta antes de la publicación del artículo, con Wells Fargo, Chase Paymentech, First Data y Heartland.

La conclusión es ineludible. Las empresas operadoras de tarjetas de crédito que reciben cuotas de transacción de las donaciones en línea son empresas normalmente saludables. Deben ser llamados a hacer su parte, especialmente si no hacen considerables donaciones corporativas a éstos u otros esfuerzos de recogida de fondos para alivio de desastres.

También, una pregunta obligada es si las grandes ONG’s son las que mejor pueden ayudar a una región afectada en particular, o incluso si son las mejor administradas. Los donantes deberían ser capaces de decidir dónde colocar su confianza sin tener que considerar qué agencias resultan del agrado de las firmas intermediarias.

Hay otros vehículos de recaudación, tales como enviar mediante sms cargos a una cuenta de teléfono móvil y tarjetas de débito, pero no son tan generalizados y limitan la capacidad de las ONG’s de entender sus donantes y establecer relaciones permanentes con algunos.

Las once ONG’s preferidas de Visa son: la Cruz Roja Americana, AmeriCares, CARE USA, Direct Relief International, Habitat for Humanity, International Rescue Committee, Mercy Corps, Oxfam America, Save the Children, Fondo de EE.UU. para UNICEF y World Vision. MasterCard eligió la Cruz Roja Americana, AmeriCares, UNICEF, Save the Children, y CARE EE.UU. Discover eligió la Cruz Roja Americana.