Lunes, 24 de abril de 2017|

3 visitas ahora

 

El Miedo y el Terror vuelven a España

La prohibición de la llamada “procesión atea” es un paso más en la marcha atrás de las libertades públicas. La ofensiva que desde hace unos años hace la secta católica contra todo lo que pueda poner en duda su dominio sobre las vidas de los españoles en los últimos 1.500 años es un hecho.

Desde la implantación por el emperador Constantino como única religión persiguiendo a los que opinaban diferente. esta secta no ha dejado de perseguir, quemar y adoctrinar a sangre y fuego al pueblo español.

Esta semana que se avecina, conocida como SEMANA DE PASIÓN, los españoles la conocemos bien. La secta nos ha arrinconado y perseguido solo por no creer en algo increíble, como la idea de su dios. Ningún historiador contemporáneo de la época del supuesto creador de su secta, como Plinio (romano) y Josefo (judío) hacen la más mínima mención al llamado Jesús. Por consiguiente el imperio romano para perpetuar su dominio creyó conveniente que no había que distraer al personal con tantos dioses y se apuntó a la idea de uno porque así se podía manipular mejor al pueblo.

Durante estos 1.500 años el resultado es muerte y destrucción a los que no comulgaban con sus ideas.

En la época de la dictadura franquista la secta católica, parte fundamental para el mantenimiento del régimen, nos adoctrinó, educó y decidió sobre nuestras vidas, sin consultarnos, sojuzgando y torturando a los que no comulgaban con sus ideas.

La bajada de pantalones de la llamada izquierda desde la transición (vigilada), nos ha llevado de vuelta a los años de oscurantismo.

En nombre del respeto a la religión se prohíbe que el resto de los no religiosos puedan manifestar su malestar con una secta que ha oprimido al pueblo durante 1.500 años.

Este es el resultado de la falta de respuesta a los recortes que constantemente estamos sufriendo en las libertades, las reformas laborales y sociales.

El colmo de la cara dura es que nos prohíban manifestarnos en nombre de la libertad, la secta que se considera "la verdadera", la que con su crucifijo de hierro ha roto dientes y craneos de los que no pensaban como ellos hasta hace bien poco tiempo. Tiempos que pueden volver si no reaccionamos. Esto es el principio. Solo la UNIDAD, nos hará fuertes.

Recordemos los comienzos de la Alemania NAZI, siguieron las Persecuciones y los Campos de Concentración fraguándose el GENOCIDIO más grande cometido en la historia humana desde el que cometiera la INQUISICIÓN.

Crónica de "El Topo Agustín" desde la procesión de los borrachos.