Miércoles, 18 de octubre de 2017|

8 visitas ahora

 

El mundo y sus demonios

Hoy 4 de octubre a las 19’12 UTC de hace 55 años fue lanzado el primer satélite artificial, un pequeño aparato de 83.6 Kg de peso, puesto en órbita por la industria militar soviética: el Sputnik 1.

Su máximo hacedor fue el matemático y aeronáutico Serguéi Pávlovich Koroliov (en español conocido como Korolev). La tormentosa política soviética le procuró unos años de estancia en el gulag antes de la II guerra mundial. Tras ésta le recuperarían en vista de los adelantos producidos por la maquinaria de guerra alemana en el ámbito de cohetes balísticos, para llegar al 4 de octubre de 1957 momento en que se produjo la puesta en órbita terrestre del primer artefacto artificial. Más tarde vino la respuesta de los USA y lo que se dió en llamar "la carrera espacial".

Más tarde el hombre pisó la Luna y con un poco más de tiempo y Carl Sagan se desarrollaron los famosos programas de exploración espacial de las series Viking y Explorer, centrados tanto en la exploración del vecino planeta Marte, con visita, aterrizaje e investigación del mismo, como de otros planetas del sistema solar, el Sol y la continuación de los viajes más alla del propio sistema solar, en busca de vida extraterrestre.

En un momento de los años ochenta la colaboración entre científicos soviéticos y yanquis hace que se participe en programas como el Explorer y se esbozan las ideas y primeros diseños sobre las estaciones espaciales permanentes. Gracias entre otros, pero sobre todo a Róald Zinnúrovich Sagdéyev por la parte soviética. En su interesantísima autobiografía "Aventuras y desventuras de un científico soviético: desde Stalin a la guerra de las galaxias" (Roald Sagdeev - Alianza Editorial, 1996) nos describe las peripecias y sinsabores de un niño nacido a las orillas del gran delta del Volga, "arrebatado" y llevado a Moscú a la escuela de la academia soviética de ciencias debido a su capacidad intelectiva, como otros tantos, donde llegó a ser un físico nuclear eminente. A sus 80 años vive en los USA casado a principios de los noventa con Susan Eisenhoweer tras conocerse en alguna de las constantes visitas a ese país en el periodo de colaboración con la NASA.

- El hombre de la Luna ha muerto, del mexicano Juan María Alponte

- Dogmas y totalitarismos, de Capi Vidal en su blog Reflexiones de Anarres

- Un homenaje a la ciencia y el método científico: "El mundo y sus demonios", autor Carl Sagan

- Un aporte histórico: "Archipiélago Gulag", autor Aleksandr Solzhenitsyn

Portafolio

Galaxia de Andrómeda. Fot. Telescopio espacial Hubble