Viernes, 26 de mayo de 2017|

6 visitas ahora

 

En estos tiempos llenos de luchas.

En estos tiempos llenos de luchas.

En estos tiempos, llenos de luchas, manifestaciones, tensiones, rabia, leo una noticia que dobla estos sentimientos anteriores y aumenta la indignación y porque no el dolor.
Las mujeres no vamos a poder decidir cómo y cuándo ser madres y el cómo poder llevar nuestra vida de forma personal e individual.
Este individuo llamado Gallardón, nos deleita con la noticia de suprimir la interrupción del embarazo por malformación del feto.
El justificativo, porque es un hombre honrado que mira por el bienestar del ser humano, es la protección del concebido, de darle y otorgarle los derechos que tiene que tener como ser humano y protegerles de la crueldad humana.
Sr. Gallardón me podría resolver algunas dudas que me golpean sin cesar en mi cabeza y en mi forma de ver la vida como mujer, madre y trabajadora, me puede explicar que es más cruel: Vivir con dignidad o sin ella. Quitarle los derechos a una mujer en decidir una vida sin dolor o llenarle esa vida de dolor.
¿Qué ocurre con los derechos de la mujer que con estos tipos de ley desaparecen de raíz? ¿Somos ciudadanas de segundo orden?
Esta ley, decisión de estos políticos fascistas, hijos del franquismo, recortan enormemente la decisión y libertad de las mujeres y de nuestros derechos.
Es volver 40 años atrás!!!!! Y más.
Hay recortes en sanidad, educación, sobre la aplicación de la ley de dependencia, me puede decir: ¿Cómo se va a poder cuidar, mantener, educar y sostener a estos seres concebidos como usted los llama?
Cuando usted y la gente como usted, nos imponen estos recortes ¿dónde están los derechos de la ciudadanía, de los seres humanos que vivimos el día a día en esta sociedad?
¿O es que realmente este anuncio de posible ley es para desviar la atención del régimen fascista que se está implantando y reforzando en este país?
Independientemente de esta última cuestión, en mi opinión es un recorte más a los derechos universales de las trabajadoras, de la gente más humilde, pero especialmente al de las mujeres, a nuestra decisión de llevar una vida en libertad y con dignidad de forma personal e individual.
Es una criminalización contra la mujer, es un recorte a la libertad individual y personal de cada una de nosotras.
Con estas "ideas salvadoras", que son recetas para quitarnos nuestros conocimientos y derechos, es volver al fascio más cruel, al autoritarismo del estado y de la iglesia, para imponernos su doble moral, porque esto volverá a provocar dolor y angustia en muchas familias, pero también el volver a realizar el aborto en entidades privadas(seguramente sostenidas y mantenidas por estos mismos que nos lo prohíben por ley), ¿volveremos a esas clínicas clandestinas?..
¡¡Tantos y tantos derechos conseguidos, para desaparecer de un solo plumazo!!.
Con esto, es ver otro ejemplo más que los políticos, la iglesia, el poder, los ricos y el estado, solo ponen la zancadilla a las personas que queremos caminar hacia la libertad.
Libertad que nos quieren quitar por el hecho de saber que un pueblo puede pensar, decidir y cuestionar; este es el verdadero enemigo a su poder. El ver y el sentir que un pueblo puede ser libre, les aterroriza, que el ser humano, sea hombre o mujer, niño o niña, ancianos, tengamos capacidad de pensamiento crítico, capacidad de decisión y capacidad de asumir nuestra libertad, nos hagan luchar y combatir, esto es lo que realmente les da miedo. Esto es lo único que les puede hacer caer.
Hace muchos años atrás, hubo gente que luchó, tuvo esperanza, sufrieron, pero también resistieron, este es el ejemplo a seguir, la lucha, la resistencia y la esperanza.
Su estrategia es asfixiarnos, es hacernos callar (sea con golpes, con miedo) pero hay que seguir gritando, hacernos escuchar y seguir en el camino de la lucha. Sea con amigos y amigas, con compañeros y compañeras, en el trabajo de cada una, en el sindicato, en la calle.
Hay que seguir buscando la libertad, por los que quedaron a atrás, los que estamos y los que vendrán.
Soy educadora, maestra, mujer y madre, estoy convencida de lo que soy y como soy, por mis principios, mis ideales, mis valores libertarios, por mis luchas, tanto internas como externas, pero sobre todo, por otras mujeres como yo, que no pueden hablar, por mi hija y por todos los niños y niñas que formaran el futuro que no les están dejando. Por eso y por ello seguiré hablando, pensando, gritando y luchando. Seguiré resistiendo.
Seguro que en momentos caeremos, lloraremos o sentiremos que no existe la esperanza, pero más que nunca, en esos momentos, tendremos más fuerza para seguir hacia delante, seguir en el camino de la libertad.
En muchos momentos siento la mezcla del dolor y la rabia por ver y escuchar esos ?errores? que se repiten, por la aplicación de recetas que ya sabemos que no funcionan, pero que si para ellos, los ricos, los poderosos, los de siempre.
Solo nos queda luchar, ser conscientes de lo que estamos viviendo, de lo que nos están imponiendo, de este duro y cruel capitalismo que lo han camuflado como estado de bienestar, nos queda el seguir adelante, con fuerza y esperanza, resistir y tender la mano a todos aquellos que quieran seguir este camino de ideales, de principios de lucha, de esfuerzo y del amor a esos conocimientos libertarios.
Nos queda el combatir y resistir. Salud compañeras!!!!!

Publicado en la Tiza Libertaria. Solidaridad Obrera Enseñanza.