Viernes, 22 de septiembre de 2017|

40 visitas ahora

 

Entrevista huelga de Metro: "No estamos en pie de guerra porque nos quiten el 5%, sino porque nos revientan el convenio"

Fuente: centro de medios

Escucha el audio, entrevista con el compañero Manolo de Metro

Hablamos con Manuel, del Comité de Huelga, y con Antonio, de Solidaridad Obrera, sobre la Huelga de Metro en Madrid, que comienza el lunes 28 y se prologará durante el 29 y 30 de junio

CDM: Queríamos saber quiénes están convocad@s a la huelga y qué sindicatos están movilizándola...

Manuel: Estamos convocados los 76000 trabajadores del Metro de Madrid, afectados por el convenio colectivo de empresa que tenemos firmado. No hay más empresas convocadas ni más trabajadores, sino los que estamos afectados porque lo que está en juego es el convenio colectivo de Metro, firmado hace exactamente un año, para una vigencia de cuatro. Estamos todos (los cinco) los sindicatos en el comité de huelga, todos los sindicatos de metro, y de momento vamos todos en unidad.

CDM. ¿Cómo han sido los previos, estaban todos los sindicatos convencidos o ha habido dudas acerca de la necesidad de convocar una huelga contundente?

Manuel: Esto es bastante reciente, parte del 10 de junio, después de Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, que deciden adaptar el Real Decreto del Gobierno de Zapatero, que reduce los salarios, y adaptar a la Comunidad de Madrid el plan de ajuste, y deciden meter al metro de Madrid en el meollo. Es la única empresa de transporte de viajeros afectada por la reducción salarial y es la única empresa a la que se le pretende reventar el convenio colectivo propio. A partir de ahí comenzamos a movernos y, por supuesto, ha habido muchas dudas de distintos sindicatos y discusiones sobre movilizaciones... cuando todavía se hablaba de que el 29 de junio habría una huelga general. Nosotros, Solidaridad Obrera, lo que proponíamos entonces era una huelga el día 28 de paros parciales por turno y el 29 y el 30 huelgas de 24 horas. Otros sindicaos veían esto como muy fuerte y proponían que las movilizaciones sumasen una sola jornada, con paros de dos o de tres horas diarias. Esto fue todo muy rápido: ese viernes ya convocamos una asamblea general para el jueves siguiente, rompimos todas la relaciones con la empresa, todas las comisiones derivadas del convenio, todo lo que se estaba negociando porque es un convenio para cuatro años que tiene muchas comisiones abiertas de negociación, de productividad, etc, y dimos al traste con todas. Empezamos a programar reuniones, se convocó al comité de empresa y se fueron concretando las medidas de esta gente, en lo que afectaban. Antes de ir a la asamblea del jueves 17 llevábamos una propuesta común los sindicatos Solidaridad Obrera, Sindicato de Conductores y la UGT, que eran huelgas de 24 horas el 28, 29 y 30, y Comisiones Obreras y el Sindicato Libre sólo apoyaban el día 28, así que fuimos a la asamblea con una postura unánime para el 28 y una postura mayoritaria para el 29 y 30. En la asamblea que hubo por la mañana, el Secretario General de Comisiones de Metro dice que si el día 28 en la Asamblea de Madrid nos revientan la legalidad, el convenio, porque es el 28 el día en que nos aprueban el Real Decreto, era tontería respetar la legalidad el 29 y 30. Entonces nosotros y el Sindicato de Conductores nos sumamos a su propuesta , UGT no, UGT dijo que el día 28 nos saltábamos los mínimos, pero al final retiró su propuesta cuando ya estábamos para votar, y al salir de la asamblea de la mañana, una asamblea bastante escasa, sólo éramos 325 trabajadores más o menos, hubo una propuesta que tuvo el respaldo unánime de todos los asistentes. Ya por la tarde hubo una asamblea más nutrida y desde el principio se aprobó la propuesta de por la mañana y ya fue más enriquecedora la discusión, porque al principio muchos trabajadores hablaban de lo significa el paro sin servicios mínimos, de las consecuencias, pero fue muy pedagógica, porque los que al principio decían que iba a haber despidos, que tendríamos rehenes, que ya sabemos cómo funciona esto, salían diciendo “venga, vamos a por todas, se demuestra que vamos todos los trabajadores juntos” y lo primero que hicimos fue la concentración para el día 24, que ya la teníamos legalizada, aunque sólo por Solidaridad Obrera... ya veremos cómo terminamos, y cómo terminará Delegación del Gobierno con nosotros... ya la de mañana ya está legalizada por todos los sindicatos y tendremos menos problemas... A partir de ahí hicimos asambleas en todos los centros de trabajo, asambleas totales, en las que parábamos la producción y asistía todo el mundo , inlcuos gente que no solía venir a las asambleas, mandos intermedios, algunos mandos intermedios bastante altos... en las que se aprobaba unánimemente que vamos a seguir defendiendo el convenio colectivo y la negociación colectiva, porque son derechos fundamentales.

CDM: Lo habéis comentado antes... ¿Qué sucedió exactamente el día 24 en la concentración que se convocó? ¿Creéis que pueden darnos pistas acerca del comportamiento de las fuerzas represivas ante la huelga que se avecina?

Antonio: Convocamos en la asamblea de Madrid, porque presentaban allí la ley, que la estaban redactando y presentaba Izquierda Unida una enmienda. La gente empieza a concentrarse poco antes de las cuatro de la tarde, y todo empieza muy bien, llega mucha gente y no entra en la acera y tiene que invadir la calzada, que ya estaba cortada en la glorieta de Pablo Neruda, previamente acordonada “por seguridad”. Pero ellos entendieron perfectamente que se tenía que invadir la calzada para que entrara la gente, pero sienten eso como una agresión y empiezan a quitar banderas, la pancarta, empujones, pero la gente no se echó para atrás, que fue lo que determinó el encontronazo final... que la gente al ver esa reacción de la policía dijo “no, nos quedamos aquí, hemos venido a protestar y queremos que nos oigan”, porque había mucha gente muy cabreada. Y fue en ese momento de confusión que llevó a la policía hasta la pared de la Asamblea y bueno, luego ya el comité de huelga intentó mediar, y en ese momento la policía decide coger una víctima e intenta coger a un compañero, y el resto de trabajadores lo agarran y lo meten en la masa. En ese momento se para, nos dicen que no podemos avanzar más, empiezan a venir más furgones, y nos dicen que podemos estar ahí pero sin avanzar... os podéis imaginar, el ritmo de la manifestación es mayor, no cargan, se cantan las consignas alegremente... Salió la gente de Izquierda Unida a decir que habían hecho lo que habían podido, el rollo de siempre...

CdM: En eso queríamos profundizar un poco... el tema de fondo es un convenio firmado hace un año ¿qué os comentan los abogados, cómo es de factible lo que quiere hacer la CAM y la enmienda de IU? Y por otro lado, ¿cómo esperáis que os ataquen los medios, con el tema de los sindicalistas insolidarios, etc?

Antonio: Los medios están haciendo un papel muy malo. El jueves pasaron por alto que a un compañero le han abierto la cabeza, cuando ha habido imágenes y se ve perfectamente que ese chico no estaba haciendo nada. Qué podemos decir... de cara a que somos unos insolidarios, ya ha salido Granados a decir sus barrabasadas...

Manuel: En el tema del campo legal, no estamos en ese terreno en este momento. Para nosotros, romper un convenio colectivo es algo completamente ilegal; tenemos convenio colectivo desde el año 62 y ni en el franquismo se metió mano a ningún convenio. Los convenios son las leyes a seguir tanto por la patronal como por los trabajadores durante el tiempo que se ha pactado. Si eso se puede romper desde fuera, estamos en una indefensión tal que no merece la pena ni tener sindicatos ni negociar nada con la empresa, porque para qué sirve, si un día te dicen que tus vacaciones se han acortado a la mitad porque hay un decreto ley que dice... y te fastidias. Nosotros no estamos en pie de guerra no porque nos quiten el 5%, sino porque nos revientan el convenio, y no vamos a permitirlo, ni con el 5%, ni con el 2%, ni con el 0,3%, con nada. El convenio se ha firmado, se ha rubricado, ha salido en el BOCAM, hemos conseguido dos subidas lineales, como si hubieran sido todas porcentuales, nos da igual, el convenio es el convenio y no tiene nadie la capacidad de meterse en él, y no se lo vamos a permitir. No va por la vía legal, porque podríamos ir a un contencioso-administrativo que en el mejor de los casos tardaría 3 años en resolverse, más de lo que dura el convenio, así que no vamos a estar en ese terreno de juego. Que sí, que vamos a poner una denuncia si el día 28 hacen eso, y esa semana se reunirán los abogados y presentarán la mejor denuncia, pero sabemos que en ese terreno juegan los que no están fastidiando y ahí no vamos a jugar.

En cuanto a los medios de comunicación, de momento no se han portado mal... para como se van a portar a partir del martes, cuando nos saltemos los servicios mínimos, ya veremos la verdadera cara de los medios de comunicación. No esperamos que ninguno de ellos sean al menos cercanos a la neutralidad, sean de PRISA, sean de quien sea; vamos a tener la misma entrega y la misma violencia por parte de Intereconomía, por parte de La Sexta, por parte de El País, o de la Cadena SER. Con eso ya contábamos desde el principio, desde que decidimos plantarles cara se habló en las asambleas... Tienen grabadas las asambleas, tiene grabadas las intervenciones, pero que nos da igual, nosotros vamos a una historia en la que sabemos la fuerza que tenemos y lo que vamos a poner encima de la mesa, y si perdemos... perdidos ya estamos. Si dejamos que nos revienten el convenio, no tenemos nada que hacer, entonces... a lo mejor perdemos la libertad... fusilarnos, no creo que nos fusilen, ya no estamos en esa época, pero más allá de que algunos acabemos en la cárcel y de que haya despidos, ellos sabrán si echan más gasolina al fuego o no... de momento la gente está fuerte, estamos unidos, está todo el mundo detrás y no hay ninguna disensión interna. En los sindicatos que formamos esto, pues hombre, Comisiones y UGT, sus federaciones tienen que estar... habían pedido permiso sus jefes de Madrid para que fueran a la asamblea del martes a las 12 de la mañana... nosotros les hemos advertido que si van, van a cobrar como si fuera de la patronal, porque no es de recibo que esté pasando lo que está pasando y que en Madrid estemos en huelga sólo Metro de Madrid, porque estos sindicatos están demostrando lo que son y que son parte activa del otro lado de la barricada y no les vamos a dejar salir de rositas...

Antonio: … Habiendo vendido ya el sector privado firmando ya con Díaz Ferrán en abril, con la congelación de salarios...

Manuel: … Y en septiembre con la huelga general de un día anunciada con cuatro meses de antelación contra la reforma laboral... reforma que también revienta los convenios. Comisiones y UGT están en la movida y en Metro no tienen vuelta atrás, porque han sido ellos los que han propuesto esto, nos hemos sumado y los trabajadores están por tirar para alante... aunque ellos se echaran para atrás, porque los echasen, que eso a veces pasa, que traen una comisión gestora que firma lo que sea, pero les va a dar igual, porque los trabajadores...

Antonio: … Son los trabajadores los que están marcando la línea. Son los trabajadores los que deciden, a partir de la ruptura de la legalidad, apostar por romper la baraja y es la gente la que coge el mando y el control, la fuerza real de por dónde avanzar. Es muy importante, y además, lo que nos está enseñando a nosotros más, que sean los trabajadores los que están decidiendo, y lo están haciendo y están pidiendo guerra... y se le está dejando bien claro que el derecho que se les está tocando es su derecho fundamental. En el momento en que perdamos este convenio y los derechos sociales, salariales que tenemos, podrán hacer con nosotros lo que quieran. Es como una privatización agresiva por la vía legal.

CDM. Ahora que la huelga es inminente, ¿os consta que la CAM haya intentado hacer alguna maniobra para que el impacto sea más mínimo?

Manuel: El jueves la CAM se movió, el PP, y plantearon una enmienda parcial al decreto, la cual viene a decir que a Metro de Madrid se le aplica la reducción del 5% de todos los conceptos salariales y extrasalariales y abre un camino para que haya una negociación colectiva en la que, o bien se acepte eso, o bien que vayamos a, lo dicen literalmente así: “un acuerdo que deberá suponer una reducción de un 2,15% del Presupuesto de Gastos de Personal de la empresa para el 2010”. Eso viene a ser el equivalente al montante del 5% sobre tablas salariales, pero encima quieren que se lo acordemos... y mira, nosotros no estamos ni por el 2,15, aunque fuera una reducción del 5 al 2,155, que no es, ni aunque fuera al 0,15, no le vamos a acordar nada, no vamos a mover ni una sola palabra del convenio colectivo. Ha habido muchas presiones, reuniones de las que terminan diciendo que nunca han existido, la dirección de la empresa se ha reunido con CC.OO, UGT y Sindicato de Conductores, y les han dicho que van a probar esta enmienda si cumplimos los servicios mínimos el 29 y el 30. Sin ese compromiso ya lo han aprobad y ha salido en El País diciendo que reculaban, pero no reculan para nada. Recularán si admiten una enmienda en la que digan que desaparece ese artículo. El PSOE ha presentado enmiendas en las que desaparecen artículos, así que están a tiempo de quitarlo, y es el 28 cuando se aprueba. Que no lo quieren quitar, pues estaremos en un conflicto importante, que a ver cómo salimos de él, porque a ver con quién vamos a firmar algo, a quién le reconocemos la legitimidad para firmar algo que no se meta en nuestro convenio, pero bueno, en esas estamos.

CdM: Con el tema de las huelgas en el sector público y en transportes está habiendo un problema gordo que son los servicios mínimos que siempre se plantean...

Manuel: Los servicios mínimos son lo contrario que el derecho a huelga. En el metro se combatieron en su tiempo, en los años 80, nos los saltamos y nos amenazaron con aprobarla ley de huelga, que al final no se atrevieron, pero a partir del 91 no nos los hemos saltado, porque los trabajadores interiorizan la porquería que te meten todos los días... Las huelgas con servicios mínimos no tienen impacto alguno sobre la sociedad. Una huelga en metro sin servicios mínimos, en la que tengamos todos derecho a huelga... porque no es un medio esencial, hay otros medios de transporte en superficie... pues revienta Madrid, hace de Madrid un aparcamiento, que no se puede circular. Eso lo saben ellos y lo sabemos nosotros. La cuestión es que seamos capaces de llevarlo a cabo. Ahora mismo la agresión es de tal calado que todo el mundo ha dicho, venga, vamos, pero eso no es lo habitual, es muy dificil solo teorizar sobre que hay que saltarse los servicios mínimos.

Lunes 28 de junio de 2010


Imagen: El Pais