Sábado, 29 de abril de 2017|

2 visitas ahora

 

Frank Mintz. Aporte para el centenario del movimiento anarcosindicalista n°1

Características del anarcosindicalismo español Importantísima fue la propaganda y muy fuerte fue la capacidad de los trabajadores para leer -o hacerse leer cuando eran analfabetos- y pensar en los problemas sociales. Así en 1909 cuando el Capital de Carlos Marx sólo se había tirado a 26.000 ejemplares, varias obras de Kropotkin (escritas para los obreros) se habían vendido a 58.000 (La Conquista del Pan), 22.000 (Palabras de un rebelde), 18.000 (Campos, fábricas y talleres), 20.000 (Las prisiones); 8.000 (El apoyo mutuo)

La propaganda nunca se presentó en sentido único: tanto los textos anarcosindicalistas o antisindicalistas, de Malatesta, se publicaban, así como folletos individualistas. Juan Peiró aconsejaba leer a Marx para comprender la economía. Esto explica las actitudes matizadas y los múltiples criterios de los cenetistas

Daremos algunos ejemplos de estudios cenetistas: el sindicato único, ponencia del congreso de la Comedia, diciembre de 1919

"Las federaciones de oficio carecen de fuerza para imponerse a la organización capitalista que, por su conservación propia se solidariza para resistir los embates que el proletariado tendrá que dirigir contra el régimen burgués; además, los progresos de la mecánica borran los oficios, por lo que vemos que un buen operario que antaño necesitaba años y años para serlo, hoy, con reducido tiempo, cumple su cometido; además, creemos que la burguesía, organizada en sindicatos únicos de ramos de industrias, y a veces de toda la producción, no puede ser combatida sino por los mismos medios, por otra parte, esta forma de organización es futurista, puesto que su simplificación permitirá organizar la producción y el consumo

Entendemos, pues, que la organización debe, por excelencia, estar constituida a base de sindicatos únicos de ramo e industria, ya que es la que nos permite luchar con ventaja contra el enemigo. En las poblaciones menos importantes deben los trabajadores agruparse en un solo sindicato

Las federaciones locales son el nervio de la organización obrera, debiendo, por tanto, todos los sindicatos formar la federación local en aquellas grandes poblaciones industriales en que no lo esté; en el mismo caso consideramos los sindicatos únicos de todos los trabajadores de las pequeñas poblaciones, por lo que procede la fundación de, en vez de federaciones locales, las federaciones comarcales, esto es, del sindicato a la federación, de ésta a la Confederación regional, y de ésta a la nacional, para formar así la gran Internacional de los trabajadores.” Con pocos datos directos de Rusia y a fines de 1920, determinaba Salvador Seguí la función de los sindicatos, e indirectamente el poco valor del marxismo leninismo: "No son los grupos anarquistas, ni las organizaciones estatales, quienes tienen que organizar y regularizar la producción. Son los sindicatos

No somos leninistas porque no creemos que el Estado sea, por más revolucionario y socialista que se titule, quien debe usufructuar los elementos de producción. Quien únicamente tiene solvencia para ello es el sindicato. En primer lugar porque es más moral, después porque es más competente

El Estado ruso, por esencialmente socialista que sea, no es el llamado a distribuir la producción. Eso sería tanto como creer a los hombres en un factor sobrenatural

Ya en Alemania se han producido varios fracasos con un Estado socialista. Y aun cuando la situación no sea la misma allí que en Rusia, es significativa la incompetencia del Estado.” El peligro de caer en una degeneración, no escapaba á Peiró en Sindicalismo y Anarquismo en 1929: "Admitamos que la huelga general se realiza en España y que los sindicatos toman las fábricas, talleres, minas, etc., y admitamos, asimismo, que son ellos los que toman a su cargo, no sólo la organización de la producción, sino también la distribución de la misma bajo su exclusiva responsabilidad y conveniencia, de cada uno; y admitido esto, admitamos también que la Confederación Nacional del Trabajo se erige en 2 centro de relaciones económico-industriales y en regulador de las condiciones de convivencia social, y en este caso será, una democracia económico-industrial-agrícola, nos encontraremos otra vez ante el Estado sin atenuantes de ninguna clase; ya que el Estado en todo caso, no es más que una máquina administrativa encarnada en nuestra hipótesis por una imprescindible burocracia sindical. […] Por eso conviene dejar bien sentado que si la magna y complicada máquina económico-industrial- -agrícola de los pueblos hará imprescindible tener a mano el gran medio de los sindicatos, éstos, en la sociedad futura, no deberán ser otra cosa que instrumentos técnico-profesionales para la organización y coordinación de la producción en sus variados aspectos, y siempre un medio al servicio de la Colectividad social, cuya expresión ha de ser la Comuna, órgano coordinador del libre acuerdo y del interés general d la sociedad libertaria, cuyos lemas fundamentales, sin distinción de nada ni de nadie que aporte su esfuerzo o su inteligencia al acervo común, son éstos : de cada uno según sus fuerzas; a cada uno, según sus necesidades

Todos para uno y uno para todos

En junio de 1931 (con los embates de la crisis mundial de 1929), Malatesta preso de hecho en la Italia fascista, enjuiciaba los acontecimientos españoles en una carta a un amigo: “A mi parecer, habría que aprovechar estos primeros tiempos de debilidad y desorganización gubernamentales, para arrancar al Estado y al capitalismo lo más que se pudiera. Más tarde la Constituyente y el poder ejecutivo tratarán de tomar las ventajas conseguidas, y sólo respetarán estas conquistas populares que estimarán demasiado peligroso atacar

Encuentro verdaderamente demasiado y exagerado el optimismo de decir que la libertad “política no está limitada por ninguna autoridad”, cuando sabemos que la guardia civil sigue vigente, y leemos que en todo lo ancho de España, en Sevilla o San Sebastián, se dispara contra la muchedumbre y se decreta el estado de sitio.” Se constata que esta interpretación coincidía con la de García Oliver, Durruti y sus compañeros de aprovechar el momento para pedir a los trabajadores que impusieran sus reivindicaciones, incluso revolucionarias (se debe discutir algunas modalidades propuestas). En cambio la visión de Malatesta se oponía a la de parte de los líderes cenetistas de dejar que el gobierno republicano siga su política. Desgraciadamente, tanto en el grupo de los faístas como entre los treintistas se cayeron en desplantes y difamaciones dignas del PC

Terminó la guerra intestina de repente justo antes de la guerra civil y de la revolución autogestionaria, sin que se sacara ninguna enseñanza sobre los motivos y los modos de no caer en tamaños extremos. Y se repitieron con la colaboración gubernamental, la escisión en el exilio, la supuesta unificación con el saboteo a la lucha antifranquista, y, por último, el torpedeo de la reconstitución de CNT en España (http://www.fondation-besnard.org/ar...)

Los cenetistas de antes de la guerra civil no acordaron solamente proclamas teóricas. La reforma agraria fue así enfocada en el congreso de 1931: "a) Expropiación sin indemnización de todos los latifundios, dehesas, cotos de caza y extensiones roturables, declarándolos propiedad social. Anulación de los actuales contratos de tributación al propietario, por otros que fijarán los sindicatos en armonía a las necesidades de cada localidad

b) Confiscación del ganado de reserva, semillas, aperos de labranza y maquinaria que se hallen en poder de los terratenientes expropiados

c) Entrega proporcional y gratuita en usufructo de dichos terrenos y efectos a los sindicatos de campesinos para la explotación y la administración directa y colectiva de los mismos

d)Abolición de contribuciones, impuestos territoriales, deudas y cargas hipotecarias que pesan sobre las propiedades que constituyen el medio de vida de sus dueños y son cultivadas directamente por ellos sin intervención continuada ni explotación de otros trabajadores

e) Supresión de la renta en dinero o en especies que los pequeños arrendatarios (rabassaires, colonos, arrendatarios forales, etc.), se ven obligados actualmente a satisfacer a grandes terratenientes y los intermediarios dedicados al subarriendo

Todas estas consignas deben ser apoyadas por una agitación y propaganda intensas, huelgas oportunas, y resistencias activa y pasiva de todas clases, a fin de plantear abiertamente en el campo la lucha con3 tra el latifundismo, el fisco y los subarrendadores, y capacitar sindical y revolucionariamente las masas campesinas. La CNT y su prensa prestarán al movimiento campesino, en su actuación combativa, la más amplia solidaridad práctica y moral

El Congreso reconoce que, no obstante la importancia y necesidad de la conquista de mejoras de carácter moral y material dentro del régimen capitalista, la lucha por las mismas no puede ser más que una especie de guerra de guerrillas preparatoria de la batalla decisiva en que la acción conjunta del proletariado campesino e industrial dé al traste con el sistema capitalista y sus instituciones, opresoras y explotadoras

Extracto del dictamen sobre paro forzoso, congreso de Zaragoza, en mayo de1936: “Para ello, sin olvidar que el fin de los sufrimientos que afectan al proletariado lo encontrará éste en la revolución social, proponemos que la Confederación Nacional del Trabajo haga suyos y procure poner en práctica los siguientes objetivos, que a nuestro parecer, aunque solamente en carácter de paliativos, podrían contribuir en gran manera a atenuar los efectos del paro forzoso: 1) jornada de 365 horas semanales sin disminución de sueldos y aumento de la ocupación de brazos en proporción a la disminución de la jornada

2) No consentir el cierre de fábricas, incautándose los sindicatos de las que se cierren para explotarlas en común

3) Abolición de la duplicidad de empleos y profesiones fijas eventuales

4) Abolición del trabajo a destajo, primas y horas extraordinarias 5) Constitución de las Bolsas de Trabajo dentro de los sindicatos

6) Reclamar del Estado, Municipios, Diputaciones, la intensificación de obras de carácter nacional, municipal y provincial, como puentes, puertos, canalización de ríos, repoblación de montes, urbanización de las ciudades, higienización de las viviendas y de todas aquellas obras productivas con salarios de tipo sindical a cargo de los presupuestos ordinarios y extraordinarios de estas instituciones

7) Retiro obligatorio a los 60 años para los hombres y a los 40 para las mujeres con el 70% del sueldo." Se observa que las dos resoluciones sobre reforma agraria y desocupación combinaban varios planos: -demandas del todo razonables y aplicables (de haber habido patronos con un mínimo de sentido común)

-demandas lógicas pero imposibles de darse ni antes ni hoy en un país capitalista Retiro obligatorio a los 60 años para los hombres y a los 40 para las mujeres con el 70% del sueldo

-La afirmación directa que la sociedad actual es incapaz de modificar su base capitalista y sus instituciones, opresoras y explotadoras

El conjunto de la propaganda sobre la capacidad y la dignidad de todos los trabajadores (del campo y de las fábricas), de la acción directa y de la lucha sindical, de las reivindicaciones concretas propuestas fue retomado por centenas de miles de trabajadores, tanto dentro de la CNT como en otras organizaciones sindicales y políticas, y entre asalariados sin etiqueta particular

La colectivización y autogestión de empresas metalúrgicas por CNT y UGT (ligada al partido socialista) para fabricar material militar en Barcelona, exportación unificada de agrios (naranjas, mandarinas, etc.) de CNT y UGT en Levante, Colectivizaciones de CNT, UGT y del PC (pocos casos) en Aragón, Colectivización generalizada de Asturias CNT, UGT, PC, PS, etc

Unos dos millones de trabajadores trabajaban en empresas autogestionados, y había varias centenas de cooperativas en funcionamiento (PC en Andalucía y en Levante)

Tanto la elección del momento (defender con las armas la revolución social y profundizarla en el ámbito social y económico) y del modelo (la autogestión en el sentido de la asamblea en la base de todos los 4 integrantes como organismo de decisión, control y sanción eventual) era un enfoque anarcosindicalista o anarcocomunista. Al obrar de esa manera, los trabajadores de a pie refutaban en su acción a sus propias cúpulas, inclusive si no daban opiniones sobre las mismas

En cambio, la visión propiamente “sectaria” de determinados anarquistas: adopción de la enseñanza racionalista, del amor libre fue dejada de lado hasta en la mayoría de los colectivos autogestionados anarcosindicalistas

Una aportación espontánea y generalizada de los asalariados en casi todos los lugares de trabajo en autogestión (del agro y de las ciudades) fue la triple puesta en práctica de mejoras sanitarias, educativas y la jubilación a partir de los sesenta años. Tres medidas que no estaban en el orden del día de los sindicatos y partidos políticos. Y tampoco correspondían a una visión de la “lógica económica” (ausencia de capitales o de partidas presupuestarias para administrar tres fondos imprevistos), pero era un enfoque de dignidad y capacidad de los trabajadores, influencia directa de la propaganda cenetista y de los textos de Kropotkin que empapaban la visión operaria

Sin necesidad de Comités Confederales de CNT, de Comités Centrales y Burós Políticos, la masa, los trabajadores analfabetos (que se hacían leer artículos sindicales y distinguían perfectamente a un explotador y a otros cómplices de los explotadores), supieron superarse y responder al momento de construcción revolucionaria

Así fue en la Rusia de 1917-1921 hasta que los últimos líderes espontáneos del proletariado del campo y de las empresas fueron fusilados, encarcelados, castigados, amenazados por la gestión empresarial marxista leninista (creador de una nueva burguesía que sigue dominando en la Rusia actual http://www.fondation-besnard.org/ar...)

Frank Mintz, 10 de enero de 2010