Sábado, 19 de agosto de 2017|

2 visitas ahora

 

Recordatorio de la Escuela de Lingüística promovido por la F Abel Martín y nuestra fundación

Agustín García Calvo y la Escuela de Lingüística, Lógica y Artes del Lenguaje

El martes 23 de febrero de 2010 a las 19,30h se celebrará un acto recordatorio del proyecto de la Escuela de Lingüística, Lógica y Artes del Lenguaje, en la Sala Valle Inclán del Círculo de Bellas Artes de Madrid (C/ Alcalá, 42). Este proyecto, que comenzó a gestarse en 1988, nació del empuje de Agustín García Calvo y un destacado grupo de profesionales, dio sus primeros pasos en 1989 continuando hasta el año 1991; durante estos años se llevó a cabo en la sede de nuestra fundación la celebración de cursos piloto.

Agustín García Calvo es principalmente filósofo, considerado uno de los intelectuales más importantes del último siglo, fue uno de los tres catedráticos represaliados en 1965 por el franquismo, junto a Aranguren y Tierno Galván, por sus críticas al régimen franquista y el apoyo a las movilizaciones estudiantiles. Galardonado con el Premio Nacional de Ensayo por “Hablando de lo que habla”, el Premio Nacional de Literatura Dramática por “La Baraja del rey don Pedro” y el Premio Nacional al conjunto de la obra de un traductor entre otros.

Principal promotor y responsable de esta escuela apasionante. Aunque se han hecho congresos y encuentros de intelectuales para prepararla, la Escuela de Lingüística, Lógica y Artes del Lenguaje, un proyecto anti-académico, no nacido para dar diplomas ni licenciaturas, sino para incitar al conocimiento, ha sido llevada a cabo parcialmente hasta el momento.

En marzo de 1989 hubo un simposio en la Residencia de Estudiantes en el que se debatieron cuestiones muy relacionadas con el proyecto, como “En busca de una interválica musical subyacente a la prosodia”, “Lógica matemática como lenguaje de programación y como formalizador de lenguajes naturales”. “Crítica de la dicotomía sujeto-predicado”, “Modelos lógicos y cuantificadores en lenguajes naturales” o “Crítica del fundamento de las lógicas”. Posteriormente se celebraron unas “Jornadas de discusión sobre cuestiones de enlace entre gramática, matemáticas y música”. Por último, se llevó a cabo, en 1991, un “Encuentro preparatorio”, para la creación de la Escuela, con participantes de universidades de diversos países, en el que se debatieron cuestiones como “Los límites entre gramatical y pragmático”, “Estudio de los grados melódicos y la escala” o la “Relación de los lenguajes geométricos y aritméticos con la gramática de las lenguas naturales”.

Las bases del proyecto según Agustín García Calvo:

En España la enseñanza de la gramática está entre las disciplinas de la filología. La enseñanza de la lógica queda dentro de los planes de estudio y apenas se va más allá de la herencia aristotélica.

Por otra parte la formación matemática no se relaciona con el lenguaje y apenas con la música, centrada como está en el desarrollo de lenguajes tecnológicos adaptados, sobre todo, a la tecnología de la comunicación. Las artes del lenguaje se enseñan casi exclusivamente en las escuelas de teatro.

Por esto, para evitar que todo cuanto esté relacionado con la lengua, las artes y la lógica se estudie de forma fragmentaria se creó el proyecto de la Escuela de Lingüística, Lógica y Artes del Lenguaje.

Agustín García Calvo afirma sobre el proyecto: "Mis estudios me han llevado a palpar cómo las cuestiones de gramática, rítmica del lenguaje y lógica pueden llegar a enriquecerse mutuamente para descubrir nuevos planteamientos, esta experiencia es lo que desearía comunicar en la Escuela de Lingüística, Lógica y Artes del Lenguaje. Es necesario reunir gente con capacidad para investigar en estos campos. El proyecto no nació para producir títulos universitarios, sino conocimiento. Ahora se habla mucho de la enseñanza interdisciplinaria: se trata de hacerla realidad. Estoy en contra de la especialización, concebida como la otra cara de la vulgarización. Se puede constatar que la ciencia no llega a la gente corriente, y que la investigación se vuelve pobre, rígida, por la propia compartimentación estanca de los estudios. Se tiende a que la entrada a estos sea estrecha, restringida.”

El proyecto de la Escuela nació por la necesidad de enriquecerse mutuamente. Ese intento de Escuela surgió como necesidad de muchos, ante lo aplastante de la educación convencional, de lo que se vende, de lo que se impone, como enseñanzas de lengua, música, matemáticas… La Escuela vivió desde 1988 hasta el 1991. Hubo tres encuentros internacionales con expertos. Aquello fracasó, como fracasa todo que puede herir. El éxito sólo llega a aquello que no hace daño a nadie, a aquello que sigue la corriente. Vamos a celebrar el recordatorio de los 20 años no sólo de lo que pudo ser, sino de lo que puede surgir en cualquier momento”.

Afirma García Calvo "No puedo precisar el número de investigadores que puede haber en España en estos campos. Creo que los lingüistas más activos están adscritos a algunas de las escuelas de moda, semiótica, generativismo… En gramática una gran parte del trabajo se dedica a probar métodos, y en cuanto a los lógicos, la presión económica de la informática y los lenguajes de las máquinas o autómatas hacen que la gran mayoría de los esfuerzos se dirijan a ese campo. Por otra parte, tengo con la gente del teatro y afines una larga experiencia para saber hasta qué punto las cuestiones de declamación están abandonadas, o son consideradas una rutina”

El proyecto de escuela fue un adelanto a las enseñanzas multidisciplinares, tan de moda. En la educación tradicional se enseñan muchas cosas pero hoy sobran las ideas. Lo que se enseña está domesticado, se trata de que no descubramos nuestras contradicciones. En la Abadía estuve haciendo durante varios años intentos de poner en vivo, hacer sonar, una especie de lengua que no fuera la hablada corrientemente, ni cantada, sino una especie de declamación que se alimenta de las propias prosodias de la lengua, que nos aporta ritmo y tonalidades. Llevado a cabo en el Festival de Mérida, en lo alto del templo de Diana y repetido en diversos lugares.

"Habría que preguntarse cómo es que no se han parado más mentes a pensar en una cuestión como el lenguaje, que es al mismo tiempo lo mas usual y cotidiano del mundo y la única cosa que sin ser natural se nos reparte a todos gratuitamente, y que al mismo tiempo es un artilugio extremadamente complejo".

Estas ideas son las que esencialmente han propuesto las gentes implicadas en el proyecto que va a ser recordado en el Círculo de Bellas Artes el próximo martes.

El acto recordatorio pretende ser un acicate para reavivar las conciencias, despertar los intereses dormidos, incitar al descubrimiento. Lo que era un proyecto válido entonces, aún dormido, es un arma cargada de futuro.