Domingo, 20 de agosto de 2017|

4 visitas ahora

 

Frank Mint: Denegada la entrada a Noam Chomsky a Israel y Cisjordania

Noam Chomsky entrada denegada [en Israel y Cisjordania...]. Decisión característica de un régimen totalitario.

Así es el titular de un artículo de Amira Hass, en el diario de crítica oficial israelí Haaretz del 16.05.10. Desde 1997 (cuando dio sendas conferencias en una universidad israelí y palestina en Cisjordania), Noam Chomsky no había ido a esta región.

“Su anfitrión palestino, el legislador Mustafa al-Barghouti calificó la decisión de "acción fascista, que alcanza la supresión de la libertad de expresión”.

La Asociación por los Derechos Civiles en Israel criticó con fuerza al Ministro de Interior por "usar la detención y la deportación para impedir que una persona exprese su opinión", lo que es "característico de un régimen totalitario." (Haaretz)

Para el día 17 de mayo de 2010, excepto varios artículos en la prensa israelí, uno en El País de Madrid y La República de Lima, algo breve en The Guardian de Londres, hay un silencio unánime en la prensa norteamericana (por lo menos en búsquedas en google), Le Monde y la prensa francesa, la prensa argentina.

Varias enseñanzas se deben sacar:

- La tendencia informativa oficial en los países de democracia capitalista es casi intocable (dar lugar a un opositor es reflejar sus opiniones, por eso el silencio-censura es preferible). Una personalidad de fama internacional como Chomsky no escapa a la regla. El mejor régimen es la democracia capitalista, si pegan un tiro en la cabeza de un cacique de un pueblo originario un 12 de octubre [de 2009], es un suceso que se trata poco a poco; si una comunidad de pueblos originarios rechaza el bicentenario en México o en Argentina, no hay sitio entre el futbol y la moda, para evocar tal extravagancia.

- Cuando una personalidad judía opina, los medias oficiales distinguen y privilegian al sionista fehaciente (o sea siervo de la política israelí) y descartan al sub judío (criticar al sionismo israelí siendo judío ya fue calificado de demencia en el caso de Chomsky). Es un retorno a la noción de infra humano (el concepto nazi de untermensch) o de rojo, zurdo (para citar al fascismo católico español, presente todavía en la Justicia y la ley de amnistía firmada por socialistas y comunistas, y la visión argentina de la dictadura militar, bastante anclada en bastantes líderes sindicales hoy en día, para no citar patrones y políticos actuales).

- Dentro de una comunidad, una etnia, la solidaridad está a menudo pisoteada por grupos sobornados por el poder e intereses financieros internacionales, como se ve, por ejemplo, tanto entre los palestinos como los judíos y los pueblos originarios.

- Efectivamente, la propaganda, los medias de las democracias capitalistas representan un totalitarismo como lo demostró Chomsky en Los intelectuales y el Estado.

- Por eso es fundamental una labor de contra-información seria y documentada, que no sea ridícula, mentirosa en algunos planos (como aspectos de Cuba, Venezuela, la lucha kurda, etc.), porque no se puede quitar patraña y acumular bazofia, dejando de lado la formación crítica y analítica de los lectores.

Frank Mintz, 17.05.10.