Martes, 19 de septiembre de 2017|

6 visitas ahora

 

Reseña del libro: Prontuario De

“De nada sirve tratar de analizar si hechiceros, rabinos, papas o ulemas de las teopatologías de origen mosaico –judaísmo, cristologismo y alaísmo– son asesinos genéticos y vocacionales o unos enfermos mentales. Quizá, debido a la infección mórbida que los contagió en las sinagogas, seminarios y mezquitas, tengan tanto de enfermos como de cínicos, hipócritas y asesinos, y se regodeen con singular placer tanto en la transmisión compulsiva de su teopatología como en la destrucción inmisericorde y gozosa (gratificante y vengativa) de quienes rehúsan su contagio.

El dilema es complejo, ya que si el teocinismo no puede justificar sus masacres y genocidios históricos, porque son demasiado indecentes y brutales para ser ‘normales’, tampoco los justifican la psicopatología, pues sus crímenes están, con frecuencia, calculados y programados hasta el mínimo detalle, y resultaban demasiado inteligentes, efectivos y demoledores para ser la consecuencia de una psicosis.

Los papas, cardenales y obispos de la teopatología cristológica fueron más lejos. Afirmaron que sus crímenes (guerras evangelizadoras, de religión –guerras civiles entre hermanos en Cristo–, las luchas por las mitras, las infamias del obispado romano para alcanzar la primacía y su imperio, los autos de fe inquisitoriales protagonizados por torturadores y asesinos profesionales, dominicos, franciscanos, jesuitas y otros) eran por el bien de sus víctimas. El cinismo que rezuma tal justificación sólo es admisible cuando un toque de morbilidad psicótica invade a quienes así se justifican. Resulta evidente que la indecencia, siendo mucha, no es todo. Aparte de criminales, rencorosos, cínicos, prepotente y teoególatras, son enfermos.

Su peligrosidad se agrava debido a que la sociedad, por la idiotización que han impuesto, los considera imprescindibles. Añadir a sus crímenes la idea de que están transmitiendo el mensaje de paz más sublime que jamás pudo escuchar la humanidad, brotado del hombre más pacífico y amante que jamás apareció sobre la tierra, constituye una burla inefable, sólo concebible en la mente de unos perturbados irrecuperables.

Estos libros se encuentran en las librerias LaMalatesta, Traficantes de Sueños....