Miércoles, 18 de octubre de 2017|

8 visitas ahora

 

Mateo Morral Roca

Mateo Morral Roca

Hijo de una familia burguesa religiosa y tradicionalista de Sabadell, el “Manchester” español, y como Federico Engels, propietaria de fábricas textiles desde tres generaciones anteriores. Su padre forma parte del entramado patronal y financiero de la ciudad y participa en la fundación del Banco de Sabadell.

Su familia es la primera en incorporar en España el vapor a la industria de hilados, desarrollando extraordinariamente esta industria. Él se hace ingeniero en Alemania y viaja por casi toda Europa conociendo las últimas novedades en maquinaria textil, dominando 5 idiomas (solo habría entonces un puñado de personas así en España).

Líder anarquista burgués, que al igual que Francisco Ferrer, el creador de la Escuela Moderna, continuadora de la Institución Libre de Enseñanza, del que fue traductor y bibliotecario de su centro educativo, pretendía sacar la escolarización en España de la garra de la mafia clerical. Man Ray exportó luego a EEUU este proyecto pedagógico.

Es un precursor del preservativo en España, pues como buen anarquista creía que las masas obreras acababan siendo carne de cañón, carne de presidio y carne de placer. Conoce de primera mano en sus viajes a Europa el control de la natalidad entre las clases populares (entonces se le llamaban neomalthusianos), importando de Paris unos “conos” preservativos, que reparte masivamente en viajes solitarios en moto por casi todo el país, sobre todo Cataluña y Andalucía. Los comunistas se oponían, pues querían más hijos para la revolución, les parecía burgués y antisocial no querer tener familias numerosas.

Edita y difunde clandestinamente ’Huelga de Vientres’ e ’Inmoralidad del Matrimonio’ y situó a España en la vanguardia europea en cuestiones de control de la natalidad, prevención de enfermedades de transmisión sexual, la emancipación de la mujer y la supresión del matrimonio.

Y como todo lo que realmente no controlan, los patronos, la iglesia y el estado califican estas ideas y prácticas de terroristas, creando el Comité de Defensa Social, con premios a las familias obreras con 12 hijos y un impuesto a los casados que a los 3 años de matrimonio no hubieran tenido hijos.

Atentados

A Alfonso 12 un catalán le dispara hasta tres veces en el mismo lugar donde ocurre el atentado de Mateo y al año siguiente tiene otro atentado similar entrando al Palacio Real.

31 mayo 1905, en la avenida de la Opera de París, fue lanzada una bomba a la carroza en la que iban Alfonso 13 y el presidente francés, no los mató de milagro; no se supo nunca quien lo hizo.

31 mayo 1906, justo un año después (esa fecha fue como el 11-S de la época) arrojó a Alfonso 13 la única bomba que utilizó en su vida, causando 28 muertos, más que cualquier atentado de ETA. Desgraciadamente se salvó, pero murió una Marquesa, la hija de una Condesa y el Secretario del Consejo de Ministros, y numerosos militares, policías y demás ralea del cortejo. El PSOE de entonces no condenó el atentado. Las fotos del instante de la explosión inaugura el periodismo gráfico en España.

14 abril 1913, otro catalán tirotea a Alfonso 13 en la calle Alcalá de Madrid durante una revista militar.

En 1910 el Ayto. de Madrí levantó un monumento a las victimas del atentado y a los pocos días de inaugurarlo, otro catalán, en homenaje a Mateo Morral, medio lo destrozó con una bomba.

El monumento no duró mucho, pues en octubre de 1936, tras declararse a toda la familia real en caza y captura en el Parlamento, el Ayto. de Madrí lo demolió completamente y cambió el nombre de la Calle Mayor por Calle de Mateo Morral y la Calle de San Cristóbal por la de Travesía de Mateo Morral. El lugar quedó vacío hasta 1963, donde Franco inauguró el discreto monumento que ahora existe.

El padre donó los bienes y cuenta bancaria de su hijo Mateo para indemnizar a las victimas del atentado. Antes de morir pudo darse la satisfacción de ver cambiada en Sabadell la céntrica calle de Alfonso 13 por la de su hijo Mateo Morral.

Consecuencias

El atentado fue tan popular que en Madrí se puso de moda el “Juego de la Bomba”, donde pandillas de chavales hacían estallar una lata de conservas con carburo al paso de un simulado cortejo real. Pero sobre todo en los cafés y teatros de Barcelona, que durante décadas se popularizaban canciones sobre el héroe. Llegó a ser tan popular como hace unos años lo fue ’El Lute’.

El gobierno acusa de inmediato como responsable directo del atentado a Francisco Ferrer, impulsor de la educación laica (y sin exámenes) en España, condenado a muerte debe exiliarse (absuelto de todos los cargos un año después al reactivarse el caso), se aprovechó su vuelta y los disturbios de la Semana Trágica de Barcelona de 1909 para encarcelarlo y fusilarlo. Se demostró la imposibilidad de resolver el problema nacional por medios pacíficos, de forma similar a la situación actual con el problema basco y resultó un desprestigio internacional enorme para la monarquía española, que entonces se consideraba tan atrasada como la Rusia zarista. Los disturbios y protestas en Europa fueron similares a las habidas en septiembre de 1975 con los últimos fusilamientos de Franco; desde entonces en Europa hay plazas y calles con su nombre.

Pío Baroja tuvo que publicar en París su novela ’La Dama Errante’, en que el héroe representaba a Mateo Morral, para no ser acusado de apología del terrorismo. También Valle-Inclán le presenta en la sexta escena de la obra de teatro ’Luces de Bohemia’ como injustamente ejecutado. En la película ’Libertarias’, Vicente Aranda (1995), la actriz Victoria Abril rememora a Mateo Morral. La sombra de Mateo lejos de apagarse se alarga en el nuevo siglo, el premio Azorín 2008 fue para la novela ’Pólvora Negra’ de Montero González en la que reconstruye el atentado, pues le fascina la talla intelectual de Mateo Morral, y considera que el atentado contra Aznar no es terrorismo.

Mateo representa la destrucción creadora y es el paradigma de las nuevas generaciones que desean transformar la situación social. De no haber fracasado el atentado se hubiese producido la revolución en España, terminando para siempre con la monarquía, no teniendo lugar el posterior triunfo del fascismo y por supuesto se hubieran adelantado muchísimos años el control de la natalidad y los derechos de las mujeres.

Santi Ochoa, 28 de Febrero de 2013 (fecha en la que nos llega el artículo).

Nota: En una escena de la película Valentina (1982) Dir. José Antonio Betancor, basada en la novela Crónica del Alba (1942) de Ramón J. Sender, se canta por una niña la popular ’Canción de la Bomba’ en la que se recrea el asunto.


"Tras el reciente suceso de la Almudena creo que hay que salir al paso de las tonterías e inexactitudes que se dicen estos días sobre MATEO MORRAL (que el atentado solo produjo víctimas inocentes, etc). Creo que ahora que se invoca su nombre sería una buena ocasión para honrar su memoria como se merece, pues creo que las cosas más importantes que hizo este hombre son prácticamente desconocidas, incluso dentro del mundo radical o libertario."

Así se puede leer en el correo en el que el autor nos presenta esta colaboración enviada hace bastante tiempo. Permanecía en el baúl porque en su día se pasó el momento de publicarla.

¿Porqué publicarla ahora? Porque hace pocos días se cumplió el aniversario del intento de magnicidio, a las dos y diez del 31 de mayo de 1906, y el posterior fallecimiento de Mateo cerca de Torrejón de Ardoz pasados dos días.

¿Solamente por la efemérides? Pues realmente no. El diario ABC lleva publicando desde el pasado año diversos artículos en los que además de interesarse sobre el caso de los petardos puestos en algunas iglesias supuestamente por el llamado "Comando Insurreccional Mateo Morral", a los que alude en su correo el autor del artículo, Francisco Pérez Abellán sostiene la tesis del asesinato de Mateo, es decir que no se suicidó y abunda en que la muerte de éste impidió conocer la trama oculta.

Alguno de los extremos que hila son un tanto extraviados, como dar por hecho que Mateo asesinara al guarda de finca que le llevaba al cuartelillo una vez descubierto éste y que posteriormente no se suicidara como la versión oficial sostenía, sino que fuera abatido.

No me extiendo más, si os dedicáis a leer los artículos publicados en ABC sacaréis vuestras propias conclusiones.

Eso sí, tengo que terminar pidiendo la inmediata puesta en libertad de las dos personas que quedan en prisión, de las cinco que fueran acusadas y privadas de libertad, del llamado "Comando Insurreccional Mateo Morral", y los que han sido injustamente acusados en las operaciones Pandora y Piñata.

¡¡¡Basta de montajes policiales!!!

Más sobre Mateo Morral

Portafolio

El héroe trágico del anarquismo español Libro editado por Mateo Morral Roca Mateo Morral el Anarquista