Viernes, 15 de diciembre de 2017|

4 visitas ahora

 

Mientras la corrupción se ríe y pasea libremente. Por robar una bicicleta ingresa en prisión

La corrupción se ríe de la democracia, el poder judicial y la fiscalía miran para otro lado. Continuamente en los medios de desinformación nos repiten hasta la saciedad la falta de libertades en Venezuela y que el poder judicial está vinculado al estado. Las diferencias con España son escasas, vemos como el poder judicial y la fiscalía defienden el derecho a que los corruptos tengan unos juicios justos y se repite que este es un régimen garantista. Vemos como por robar una bicicleta se va a la cárcel y los corruptos, siempre condenados por delitos menores, se pasean libremente. El cinismo político es espectacular, las leyes son aplicadas con celeridad a los resistentes a la corrupción (caso Alfon con ejemplo) mientras los demás se pierden. Esta estrategia es filo fascistas dando a entender que la democracía no existe para las clases desfavorecidas. No hay esperanza de justicia, el régimen se brinda y persigue a la disidencia. El ejemplo más vergonzante es el Patrimonio de CNT llevando 40 años esperando que la justicia tenga a bien aplicarla, pero los jueces no están para impartirla.

Hoy como hace 40 años Disolución de los cuerpos represivos Amnistía Laboral Democracia real

Portafolio