Domingo, 20 de agosto de 2017|

4 visitas ahora

 

Premiar a las monjas Adoratrices es una burla a la Memoria Histórica

La de las Monjas Adoratrices es actualmente una congregación cuya labor se centra en la ayuda a las víctimas de trata, prostitución y violencia de género. Pero éste no ha sido siempre su cometido. Durante décadas, la orden de las Adoratrices, ’Esclavas del Santísmo Sacramento y de la Caridad’, estuvo vinculada al Patronato de Protección a la Mujer, institución dependiente del Ministerio de Justicia e implicada en la trama de robo de bebés.....

Leer artículo original de Josefina Grosso para Público