Domingo, 9 de diciembre de 2018|

14 visitas ahora

 

Puede un anarquista ser ministro

Y ahora que me estaba preparando para ir a representar a la CNT en el gobierno de la República, ¿era yo leal, o era también un traidor? Un día tendré que hablar extensamente sobre las supuestas contradicciones de algunos anarquistas al ocupar cargos en órganos estatales. Creo que un anarquista puede seguir siéndolo al formar parte de un gobierno, pues serlo y dejar de serlo dependerá de lo que llegue a realizar desde su puesto.

Ni antes, ni durante mi gestión de ministro, ni después durante el tiempo que vegeté en Barcelona me arrepentí de lo que hice siendo ministro, ni de haber propuesto «ir a por el todo». Este es el momento de aclarar que es enorme la distancia que separa al anarquista del anarcosindicalista: aquél, siempre en vela por las esencias puras del libertarismo, y éste enfrentado con las realidades del complejo mundo social. Aquél, el anarquista, es una actitud ante la vida; y el anarcosindicalista es una actuación en la vida. Desde que un día propusiera «ir a por el todo», jamás dejé de esperar la oportunidad de poder hacerlo.

Garcia Oliver