Viernes, 15 de diciembre de 2017|

7 visitas ahora

 

Retiran una escultura en Arenas de San Pedro (Avila) censurada por el nuevo gobierno local del PP

"Que no son bretones, que son vettones o de los peligros de la ignorancia ilustrada"

En 1937 las autoridades nazis inauguraron la exposición "Entartete Knust"(Arte Degenerado) donde se reunió una cantidad ingente de obras de arte de lo que hoy se conocen como las vanguardias históricas. Fueron exhibidas de modo caótico junto a expresiones artísticas de personas con discapacidad y acompañadas de textos sarcásticos.

En su inauguración Adolf Ziegler presidente de la cámara de cultura del Tercer Reich diría: "Lo que están viendo son los productos enfermos de la locura, la impertinencia y la falta de talento. Necesitaría varios trenes de carga para limpiar nuestras galerías de esta basura... Esto sucederá pronto". Y así fue.

En una nueva versión de la "Hoguera de las vanidades", término acuñado por el trístemente famoso "Savonarola", el fuego destruiría una gran parte de ellas. Las que sobrevivieron actualmente están en los museos y colecciones más importantes del mundo.

En Arenas de San Pedro, en la provincia de Ávila, a día de hoy la nueva Corporación Municipal se ha erigido en garante y salvaguarda de la moral y la estética pareciendo hacer suya la frase: "Es deber del estado, y de sus líderes, impedir a un pueblo caer bajo la influencia de la locura espiritual", pronunciada por Hitler.

El objeto de sus iras es el recién instalado conjunto escultórico monumental en hierro "El Baño de Ataecina", de más de siete metros de altura situado en la plaza del Ayuntamiento recrea las figuras de los dioses de la mitología vettona Ataecina y Vaelico.

Realizada con fondos del plan E y por un importe de 7500 euros incluido motor, chorros de agua (puesto que se trata de una fuente) e IVA. La cantidad, repartida entre escultor, cerrajeros y fontaneros, es a todas luces ridícula y no ha supuesto sacrificio alguno para los habitantes del pueblo.

Frente a los serios problemas que acucian a los ciudadanos, una de sus prioridades ha sido la retirada de la escultura. Sus argumentos: ser de mal gusto, pornográfica y sexista además de estar al lado de la iglesia y a la vista de los niños que juegan en la plaza.

No es la primera vez que el arte sufre este tipo de ataques pero siempre es preocupante cuando se producen. Son síntomas de enfermedad, un indicador de que algo grave está sucediendo dentro del tejido social.

¿Tendrán que responder en algún momento por deterioro o destrucción del patrimonio artístico público? Una escultura, exenta de ideologías políticas, cuyas intenciones están muy lejos de ofender o herir ninguna sensibilidad, que es un homenaje a la cultura de nuestros ancestros y a su profundo respeto por la Naturaleza de la cual, Gredos es un exponente privilegiado, ha sido convertida en símbolo de sus mezquinas guerras políticas y víctima de una moral pacata, trasnochada y anacrónica.

FERNANDO SÁNCHEZ BLANCO. Escultor y autor de "El Baño de Ataecina"

Natural de Salamanca. Afincado en Candeleda (Ávila). Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca en la especialidad de Escultura. Artista y docente. Veinte años en la enseñanza como profesor de Enseñanza Secundaría, en Escuelas de Arte, con personas con discapacidad y formación profesional para sectores juveniles en riesgo de exclusión social.

Entiendo el Arte como un evento creativo de carácter colectivo-participativo y multidisciplinar mi obra se inscribe en el mundo rural y gira en torno al aprendizaje, a los procesos educativos, de comunicación y a los espacios públicos donde se desarrolla la vida social.

Noticias de los media sobre la retirada de la escultura:

http://www.youtube.com/watch?v=W5cp...

http://www.youtube.com/watch?v=mKdF...

http://www.youtube.com/watch?v=n56c...


Noticias relacionadas

- Retirada la exposición "Circus Christi" del fotógrafo Fernando Bayona

- Dimisión de Blanca Portillo y Chusa Martín de la dirección del Festival de Mérida tras las presiones recibidas por parte de la Junta de Extremadura para que se retiraran las fotografías de Sergio Parra de su colección "Camerinos"

- Polémica por la edición de un libro de fotografías con la colección "Sanctorum" (1997) en el año 2007, del autor extremeño Juan Antonio Muñoz Montoya -JAM Montoya- por el que hay abierto un proceso judicial.

Hay que añadir a estas referencias una buena multitud de casos entre los que recordamos las querellas judiciales a Javier Krahe, Leo Bassi, Julio Reyero, parte de una larguísima lista de nombres del acoso católico y fascista en este país en los tiempos que corren, que incluyen agresiones y atentados como los que tuvo el propio Leo Bassi en el teatro Alfil de Madrid.