Lunes, 12 de noviembre de 2018|

3 visitas ahora

 

Bomba en la fachada del parlamento griego

El parlamento griego ha resultado dañado por un ataque con bomba en su fachada, al lado del monumento al Soldado Desconocido. No ha habido heridos, debido al aviso telefónico previo.

A las siete menos cuarto de la tarde del sábado 9 de enero, una bomba golpeaba la fachada del parlamento griego, causando pequeños daños en el edificio y muchas ventanas rotas. La bomba, que había sido anunciada por las guerrillas urbanas mediante una llamada telefónica a la prensa, explotó cerca del monumento al Soldado Desconocido, en la avenida Vasilisis Sofias. El lugar había sido evacuado por las autoridades policiales, y no ha habido heridos. De acuerdo con los medios, los ocupantes de las habitaciones de enfrente del Great Britain, el hotel más exclusivo del país, fueron también evacuados antes de la explosión.

En el momento del ataque, la comisión parlamentaria se encontraba a pleno rendimiento tras la humilladora inspección de los comisionados de la UE en varios ministerios el día anterior. Los inspectores, que vinieron como aviso por la crisis de deuda nacional que sufre el país, han obligado al gobierno a prometer una reducción de la deuda del 12% al 3%. Esto ha sido criticado por la izquierda como una medida semi-colonialista, mientras que incluso los partidos conservadores como Kathimerini publicaron editoriales comparando la intervención con la imposición tras la Guerra Fría de un protectorado estadounidense en el país.

Las calles alrededor de la plaza de Syntagma siguen cerradas en este momento. El Ministro de Orden Público dijo que la respuesta a la violencia armada debería ser “más democracia”. Como es habitual, el Partido Comunista ha declarado que el ataque está “sirviendo a aquellos que quieren atemorizar a la gente”.

Este ataque es el primero que se realiza contra el edificio del parlamento en la larga historia de guerrillas urbanas en el país, y ha sido considerado muy potente en términos simbólicos. El parlamento (antiguo palacio) es un símbolo de la corrupción y ha estado presente en las protestas en la capital griega en la consigna “Que arda, que arda el burdel llamado parlamento”.