Viernes, 3 de julio de 2020|

4 visitas ahora

 

DEDICADO A LOS QUE SE MANIFIESTAN EN EL BARRIO SUPERCHIC DE MADRID

"Su ideología es la muerte. Son los herederos ideológicos de quienes mataron a nuestros abuelos, de quienes los tiraron a cunetas inmundas, de quienes violaron a nuestras abuelas después de quedar viudas, de quienes sacaron a nuestras madres de la escuela con ocho o nueve años para ponerlas a fregar de rodillas los suelos por donde escupían el puro o caían borrachos después de una buena jarana.

Son los hijos y nietos de quienes raparon a nuestras abuelas y las pasearon en ropa interior por el pueblo con la única finalidad de humillarlas. Son ellos, los herederos de quienes se acostaron con todos aquellos homosexuales y travestis en la oscuridad de la noche pero de día los ejecutaban en el paredón como si no supieran quiénes eran.

Son los mismos que necesitaban ir armados y ser media docena para detener a un solo hombre bueno, despojarlo de su casa, su familia, llevárselo a una prisión inmunda, hacerlo desaparecer y sacarlo de madrugada en una saca para dispararle por la espalda en la tapia de cualquier cementerio.

Son los que mataron a Federico García Lorca; a Blas Infante; a Octavio, el padre de Angustias, quien ha muerto con 90 años sin poder saber dónde llevarle flores al cuerpo del hombre que le dio la vida.

Son los mismos que fueron a buscar al hijo y marido de Luisa, una mujer que huyó con sus cinco criaturas desde Córdoba hasta Jaén para salvar el pellejo de ella misma y de los cuatro hijos que le quedaban. Sacerdotes de la muerte incapaces de hacer crecer nada bueno a su paso.

Son los funcionarios de las prisiones franquistas, los vecinos chivatos que a tanta gente delataron durante la dictadura o el muerto de hambre con el estómago lleno que por eso cree que ya forma parte de la familia del señorito.

Son los mismos que mataron a los abogados laboralistas de Atocha, en plena Transición, mientras defendían los derechos de los trabajadores más humildes. Son los herederos de quienes dieron el golpe de Estado contra la democracia española en 1936, el frustrado del 23F de 1981 y los que lo darían de nuevo, mañana si pudiesen.

Son los ídolos de quienes matan cada año a casi 100 mujeres porque se piensan que son suyas. Son los mismos que encerraban a Manolita en el cementerio de su pueblo para que los turistas no vieran que era transexual en los años 60.

Son los mismos que se subastaban a los jornaleros andaluces y extremeños en la plaza del pueblo como hacían los esclavistas con los negros antes de subir a las galeras de los barcos. Son los mismos que abusaban sexualmente de las criadas, las quedaban preñadas y, cuando parían, las despedían sin reconocer al bebé y manchando la reputación de la víctima para toda su vida.

Son los herederos de quienes llenaron Europa de muerte, campos de concentración y hogueras de libros porque en ellos se enaltecía el amor por la vida, el conocimiento y la comprensión de quien piensa diferente.

Son los que nos negarían a nosotros mismos el auxilio si fuéramos personas migrantes y tuviéramos que huir despavoridos del hambre, la miseria o una crisis sanitaria como la que estamos viviendo. Son los referentes de las manadas de violadores que salen en pandilla a penetrar vilmente la vagina y boca de una niña de 19 años.

Son los mismos. Su ideología es la muerte. No tienen amor por el teatro, ni por la literatura, ni por el cine, ni por la pintura, ni por la poesía, ni por la escultura, ni por ninguna de las artes que al resto de los mortales nos hacen olvidar que existe la muerte. Sus mayores hobbies están vinculados a la destrucción de la vida: irse de putas, de montería o portar armas.

Su ideología es la exaltación de la muerte. Por eso defienden la privatización de la Sanidad y Educación o los recortes en Ciencia y Servicios Sociales, mientras abogan por aumentar el gasto en pistolas de último diseño para combatir la desigualdad social y en bonificaciones fiscales y subvenciones para la tauromaquia.

Son los cobardes del colegio. Los que se meten con el niño más pobre, con el que más pluma tiene, con el que peores notas saca, con el más tímido, con el que tiene alguna discapacidad o con el menos popular.

Son también los lacayos del poder. Los que le perdonan a los bancos los 60.000 millones de euros que los españoles les hemos prestado, los que votan en contra de subirle el sueldo a un trabajador que cobra 900 euros, quienes están en contra de que la señora extranjera que cuida de sus padres, de forma interna, tenga papeles para que pueda ser libre y huir de un ambiente laboral humillante y vejatorio.

Son mala gente que camina, que dice el poeta Benjamín Prado, gente bien vestida, aseada, perfumada, acomodados desde que los echaron del vientre de su madre; pijazos que no conocen más esfuerzo que levantarse a las seis de la mañana para irse de montería o a alguna capea; seres arrogantes que no saben lo que humaniza ir al cajero, que no haya dinero y falten diez días para que termine el mes; que tu madre te diga que tienes que ir al colegio con los zapatos rotos hasta que la situación económica mejore o recibir la orden de corte de la luz por impago.

Son los chupópteros de lo público, los golfos de la universidad que al final tienen que irse a la privada para pagar el título, son los que con contactos, herencia y sin esfuerzos lo han conseguido todo en la vida. Son los que están acostumbrados a ganar hasta cuando pierden.

Son los mismos de siempre, aunque se vistan de verde, por eso han sembrado la Gran Vía de ataúdes. Es lo que han hecho toda la vida, es lo que hicieron sus bisabuelos, abuelos y padres ideológicos. El triunfo de su ideología sería ver a nuestro país enterrado en cajas de madera. Su ideología es la muerte. *Son fascistas*."

Raúl Solís, periodista del Correo del Sur: