Martes, 17 de julio de 2018|

12 visitas ahora

 

Del ecomunicipalismo a las puertas de la cárcel

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DEL ECOMUNICIPALISMO A LAS PUERTAS DE LA CÁRCEL. EDITADO POR QUEIMADA EDICIONES.

DÍA 25 DE ENERO A LAS 19 HORAS LIBRERIA TRAFICANTES DE SUEÑOS

PRESENTACIÓN DEL LIBRO Juantxo López de Uralde REPRESENTANTE DE Equo MARTA LUENGO DE EDITORIAL QUEIMADA

En ningún momento pensó Alberto Cañedo que su sueño de ser alcalde de su pueblo acabaría en pesadilla. Sin embargo, este hijo de emigrantes retornado a Extremadura, en un raro flujo de vuelta a una tierra que cuenta hoy prácticamente con la misma población que hace un siglo, seguramente volvería a actuar del mismo modo una y otra vez. Lo haría a pesar de que sobre él pesa una condena de diecisiete años de inhabilitación como cargo público y la obligación de pagar, entre multas y costas judiciales, cerca de 120.000 euros.

Alberto es un extremeño que vive en Carcaboso, un pueblecito cercano a Plasencia, como cualquier ganadero humilde, sin apenas nada en propiedad más que una vieja moto. Ser alcalde le ha hecho más pobre y, además, como asegura que no piensa pagar ante lo que considera unas sentencias injustas, tiene un pie en prisión. En su lugar muchos se habrían dejado vencer por el miedo o el “realismo”, pero Alberto tiene otra brújula. “Mis padres me han dicho que ellos venden su piso y lo que haga falta, pero yo no quiero. No quiero pagar por algo que es injusto. Primero, porque mis padres no han cometido ningún delito y, por tanto, no tienen por qué pagar nada. Si he cometido algún delito lo pago yo, si no con dinero, con cárcel”, afirma. Pero, ¿qué ha hecho este exalcalde de un pueblo de poco más de mil habitantes para pagarlo tan caro? Sus condenas dicen que es un prevaricador administrativo y un prevaricador urbanístico. Esta última etiqueta es particularmente estigmatizante en un país donde el pelotazo inmobiliario ha generado una casta de empresarios y políticos ricos e inalcanzables por la ley y por Hacienda, con contactos en tribunales, en Panamá, en Suiza, y en tantos otros lugares que permiten acciones poco cercanas a la justicia.

La cantidad de conexiones y estilos caciquiles que se acumulan, desgraciadamente, en la política extremeña, hace necesario revisar ciertos casos. Entre ellos, el de este carcaboseño que llegó a la política de la mano de una plataforma ciudadana; el de este alcalde que comenzó su revolución verde plantando dos tomateras frente al ayuntamiento, en un trabajo de largo recorrido reconocido por la UNESCO, que incluyó el reparto de lotes de tierra municipal para huertos de consumo, la habilitación de jardines comestibles, el apoyo de cooperativas transformadoras, de producción y distribución local y la realización de proyectos ecológicos de todo tipo. Un alcalde que se enfrentó a una oposición que, según asegura Alberto, no jugó limpio desde que, en la toma de posesión, le arrojó, literalmente, el bastón de mando. Ésta es, por tanto, una extensa entrevista en la que el exalcalde habla también de los hermanos Bueno, pequeños empresarios de Carcaboso que comenzaron su andadura política en Alianza Popular y que, por no se sabe qué extraña pirueta ideológica, acabaron de líderes locales del PSOE.

A pesar de todo, Alberto y su sucesora, Lorena Rodríguez, quien ha continuado como alcaldesa un proyecto que reivindican colectivo y que logra, elección tras elección, cada vez mayores apoyos en el pueblo, no caen en el pesimismo. Así lo reivindica él durante la entrevista: “Hace falta recuperar la alegría, la consciencia de que la gente es capaz de cambiar las cosas”. También defiende la unión para conseguir el bien común: “Si en vez de ser un solo pueblo, fuéramos venticinco en toda Extremadura, coordinados, ya no tendríamos la misma fuerza. La multiplicaríamos de manera exponencial”. Y en esas siguen, testarudos, como los habitantes de cierta aldea gala.

La entrevista está organizada en seis capítulos, dispuestos en un orden más o menos cronológico. A quien solo le interese el modelo que Alberto y los suyos implantaron en Carcaboso y las demandas de las que fue objeto, les recomiendo empezar directamente desde el tercero. Sin embargo, me parecía igualmente importante acercarnos a la vida y al pensamiento del exalcalde para lograr entenderlo de una manera más certera. Cuando llegó al ayuntamiento, Alberto no era más que un joven inexperto haciendo política sin la cobertura de ninguno de los dos grandes partidos, un enamorado de su pueblo que entraba en la institución a pecho descubierto. Del mismo modo, encontraba clave reflejar también la opinión de este exalcalde sobre Extremadura, los diferentes partidos que se mueven en el territorio, el regionalismo o la economía del bien común, entre otros temas.

Este libro podría haberlo escrito cualquiera, pero no ha sido así sobre todo por un motivo: el miedo. Siempre es el miedo, no a una represalia de tipo físico, está claro, sino a la entrada en listas negras más o menos informales, al ostracismo laboral y público. Alberto me ha contado cómo muchas personas se han acercado a darle su apoyo en privado, entre ellos varios periodistas. Sólo en privado. En una tierra ya muy escasa de puestos de trabajo para informadores, hay muy, muy poco sitio en Canal Extremadura o el diario HOY para gente crítica con ciertos asuntos. Así las cosas, Alberto tuvo que liarse la manta a la cabeza y hacer un largo viaje en el coche de su padre hasta el Hogar Extremeño de Barcelona para realizar una larga entrevista en la que poder explicarse. Simplemente eso. Ese es el sentido de este libro: lograr el hueco reposado que no le han dado en la prensa extremeña. Alberto puede haberse equivocado en varias ocasiones y haber tomado malas decisiones. Quizás no. O quizás importan más otras cosas. Que esa conclusión la saquen los lectores.

Eduardo Muriel

https://www.traficantes.net/activid...

https://www.queimadaediciones.es/

Portafolio