Jueves, 4 de junio de 2020|

4 visitas ahora

 

Drama en las residencias de ancianos. La fiscalía ¿lo investigará?

Más de 1.000 muertos las residencias de Madrid. La mayoría de las 6.000 residencias para mayores son privadas-concertadas, gestionadas por empresas filiales de constructoras y amiguetes vinculados al poder, de las diferentes taifas (autonomías). La falta de medios, personal y la privatización del PP con sus recortes han dejado una situación dantesca. El negocio de la sanidad donde responsables sanitarios de Ministerios y Conserjerias han ocupado consejos de administración de las farmacéuticas como compensación por las concesiones o privatizaciones. Los jueces y fiscales, siguen mirando para otro lado. El ejemplo más sangrante, el ex fiscal anticorrupción defenderá a los Borbones de corrupción. El desastre en Madrid y Cataluña es producto de las privatizaciones y los recortes de los nacionalistas españolistas PP y catalanistas Pdcat. La situación en las residencias es producto de la privatización que nos cuesta igual o más cara que la gestión pública, pero tiene que dar beneficios por consiguiente tiene que precarizar la atención con sueldos bajos y falta de personal. Falta personal especializados, son más cuidadores que profesionales de centros geriátricos. Precios desorbitados en las llamadas privadas que admiten subvencionados con plantillas cortas para tener que dar beneficios a las empresas. En las residencias faltan médicos especializados en geriatría y enfermeras. Es necesario personal auxiliar con alta expecializacion.

El concepto de residencia actual está ya superado. Los países centro europeos y nórdicos apuestan por viviendas tuteladas de mayores, donde estos puedan gestionar sus espacios y vida, mientras no sean dependendientes. Se necesita que los mayores pueden autogestionar su vejez y vivir en estas nuevas residencias donde el apoyo mutuo sea posible en función de su estado de salud. Estas propuestas las administraciones actuales, siguen sin tomar medidas, siguen en el método tradicional, donde ya hemos visto los resultados .

Las asociaciones de jubilados deben reaccionar y no vivir de la subvención que les tiene atrapados para que miren para otra parte. Estas asociaciones deben ser las fiscalizadoras de la administración, no podemos confiar en jueces ni fiscales, los resultados ya lo hemos visto en la corrupción. Penas de risa para los corrupto y ley antiterrorista para los que reivindican justicia.

Defendemos las denuncias de la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad, el Defensor del paciente y la Asociación de Mayores de Madrid UDP que han presentado ante la fiscalía. Esperamos que esta actué ante la gravedad de la situación. Estamos vigilantes.

http://casmadrid.org/